Con todos ustedes… David Brent!

Que los ingleses están dotados para el humor todos lo sabemos. Sin esforzarme mucho me acuerdo de las comedias de la Ealing, Peter Sellers, los Monty Python y más recientemente Sacha Baron Cohen. En televisión me vienen a la mente series tan divertidas como Los Roper, El diario secreto de Adrian Mole o La pareja basura. Siguiendo esta tradición humorística, tan brittish en forma y espíritu, nació en 2001 The Office.


Descubrí la serie por casualidad. Una noche de verano haciendo zapping a horas intempestivas me topé con un capítulo y quedé deslumbrado por su moderno sentido del humor, unas veces sutil como un hachazo, otras inteligente como el humor de los libros de Kafka. Rápidamente me hice con la serie entera: 12 episodios de 29′ + 2 episodios extra de 45′. Una serie concisa pero ambiciosa.


Stephen Merchant y Ricky Gervais, creadores de The Office.
La excusa argumental es simple: una de las sucursales de Wernham Hogg, empresa papelera dedicada al comercio industrial se enfrenta a una etapa de recesión en la que deberá encontrar fórmulas para demostrar que su labor es necesaria y evitar así el cierre. Un equipo de la BBC filmará incansablemente la rutina diaria de la sucursal y seguirá especialmente a su gerente David Brent, el presunto salvador de la oficina. El estilo casual de la filmación le otorga a la serie un look de cinemaverité o dogma, como queráis llamarlo, que multiplica el efecto hilarante de las peripecias de los empleados de Wernham Hogg.


Ricky Gervais, además de ser el inspirador principal de The Office da vida a David Brent. En el momento de filmar la serie ya contaba con una larga experiencia en el mundo del show bussiness. Empezó como cantante del grupo pop Seona dancing allá por los primeros 80; más tarde fue manager de los Suede antes de que ficharan por un gran sello y editaran su Dog Man Star; y finalmente presentó a la BBC el proyecto de The Office. Según cuenta Ricky, los directivos del canal le dijeron que era imposible que existiera algún gerente como David Brent, a lo que él respondió: ¿Estás seguro? Mira a tu alrededor.

Ricky Gervais en los tiempos de Seona dancing

David Brent ha ingresado gloriosamente en la ya larga lista de losers del cine y la television. Un hombre pagado de sí mismo, con ínfulas de gran-jefe-pero-enrollado, que alardea constantemente de apoyar y comprender al equipo humano de su empresa cuando su comportamiento es en realidad mezquino y tremendamente cobarde.

¿Cuantos años me echas?

Si The Office ha triunfado como lo ha hecho (la versión USA está arrasando y también tuvo una versión francesa) se debe en parte a su logrado equilibrio entre humor destroyer y humanidad. Pues aunque David Brent sea un cabronazo al final de la serie lo queremos con locura, al igual que al resto del inolvidable cast. Aquí los tienen:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: