Espías rubios

Anoche vi El ultimatum de Bourne. La tercera parte empieza justo donde termina la segunda y en ella Bourne viaja por Rusia, Francia, Inglaterra, España, Marruecos y, por fin, los EEUU. Ya tenía ganas de verlo en acción en una ciudad con rascacielos.

El éxito descomunal de la serie ha abierto los ojos a muchos productores, escépticos a priori de que un joven aniñado y rubio como Matt Damon se fundiera tan bien con un personaje sobre el papel tan masculino, con el resultado de hacer saltar la banca. Bourne es brutal como el que más pero también tiene un alma sensible. El nuevo concepto de espía asesino hace parecer a James Bond un pomposo presumido y algo viejuno que sólo piensa en follar.

Y así fue cómo en 2002 The Bourne Identity dejó en evidencia a James Bond siendo mucho más rentable que Die another day. Qué casualidad, en la siguiente película Bond es rubio. Daniel Craig destrona al maduro Pierce Brosnan y al aspirante a 007 Clive Owen. Los espías ya no son morenos y peludos.

Bond bournizado
A mi todo esto me recuerda a cuando Michael Caine estrenó The Ipcress File (1965), convirtiendo a Harry Palmer en la alternativa rubia al James Bond interpretado por Sean Connery.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: