White Dog (Sam Fuller. 1982)

Desde su misma génesis, White Dog, la película de Samuel Fuller parecía condenada al malditismo. Cosa no tan rara en el cine de Fuller pero las extrañas coincidencias e interrupciones del proyecto dan que pensar.
La película está basada en una novela de Romain Gary inspirada a su vez en un suceso real. Un día su esposa, la actriz Jean Seberg se encontró un perro blanco aparentemente manso perdido en las calles de Hollywood. Lo llevó a casa y una vez allí atacó al jardinero negro. Fue el primero de tres ataques a gente de color. Con la gente de raza blanca era un perrito bueno. Era lo que se conoce como un Perro Blanco.

Esta historia no deja de ser extraña pues Jean Seberg, la malograda protagonista de À bout de souffle, simpatizaba abiertamente con los Panteras Negras y era una reconocida activista antiracista. Me gustaría leer la novela original, por ver si hay alguna alusión a esta coincidencia.

En 1975 la Paramount compró los derechos de la novela y encargó el guión a un principiante Curtis Hanson. Roman Polanski aceptó dirigirla y estaba trabajando en ella cuando tuvo que salir huyendo de los USA debido al “delito sexual” que se le atribuyó.

La película cayó en un limbo de varios años – durante los cuales se sucedieron los suicidios de Jean Seberg en 1979 y Romain Gary en 1980- hasta que la Paramount la desempolvó y a sugerencia de Curtis Hanson la ofreció a Sam Fuller. Según Hanson sólo alguien como él podía manejar una historia tan resbaladiza y sobre todo filmarla por un presupuesto más que ajustado.

La Paramount quería que la película fuera un Tiburón “con garras”, eliminando todo el tema racial. No sorprende nada que cuando vieron la película decidieran no estrenarla en USA. Para colmo diversos grupos acusaron al film de racista.

Esta es la truculenta historia de una película maldita y todavía controvertida, la que pudo haber sido la película posterior a Chinatown en la filmografía de Polanski y que tuvo en Jean Seberg a su principal inspiradora. Recientemente ha sido recuperada con todos los honores por Criterion. Fuller consiguió una excelente película y Morricone firmó una de sus mejores partituras, de las que ponen los pelos de punta.

Ya sabéis, si os encontráis un perro grandecito pensadlo dos veces antes de meterlo en casa…

Guau!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: