Fellini y el Horror: Toby Dammit

Cuando Fellini filmó Toby Dammit, su aportación a la película Historias Extraordinarias (1968), llevaba casi 3 años sin dirigir y su anterior película Giulietta de los Espíritus no gustó a casi nadie. Para colmo una parte importante de su equipo técnico se había disuelto. La posibilidad de realizar un cortometraje para un film colectivo, tan de moda en esa época, era una buena manera de recuperar su ritmo en un rodaje y probar a algunos nuevos colaboradores. Entre ellos el guionista Bernardino Zapponi y el iluminador Giuseppe Rotunno.

Que el corto debiera inspirarse en Poe era lo de menos. Tras rechazar El corazón delator y algunos más se decidió por Nunca apuestes tu cabeza con el Diablo.

No es casual que Italia, el país católico por excelencia, donde más curas por metro cuadrado habitan y en concreto Roma, con sus miles de iglesias sea la cuna preferida del Diablo. Roma, donde todo es antiguo y todo está impregnado por la Iconografía de la Iglesia Católica es el escenario ideal para el cine de Terror. Una vez visitas la ciudad comprendes porqué en Italia se consume tanto cine de Terror y porqué existe Dario Argento, Dylan Dog, Mario Bava, Fulci, etc… Con tantas imágenes religiosas, en su mayoría amenazadoras es inevitable pensar en el Diablo.

Fellini, como buen italiano era muy supersticioso y se sintió atraido por el género de terror. Trasladó la esencia del relato de Poe a la Roma contemporánea. Terence Stamp es Toby Dammit, un vanidoso y autodestructivo actor que llega a Cinecittá para participar en el primer western católico de la historia. A partir de esta premisa Fellini hizo una película de 37 minutos hipnótica desde su inicio, en la que su genio recorre cada fotograma y consiguió la más terrorífica de la tres historias que reunía Historias Extraordinarias. Los otros dos cortos realizados por Roger Vadim y Louis Malle quedaron en evidencia, parecían aún peores de lo que eran.

Como en sus mejores películas, con Toby Dammit Fellini no se limitó a contar una historia sino que consiguió crear un mundo, y esta es la verdadera misión del artista. A ello contribuyó especialmente la soberbia fotografía de Giuseppe Rotunno y la electrizante interpretación de Terence Stamp… Volveremos a hablar de Terencino.

Mirad los frames de arriba: ¿Homenaje casual?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: