Performance, 1970

No hace mucho leí una entrevista con un rockero actual del tipo Pete Doherty , no recuerdo ahora quien era,  que reconocía sin tapujos que de no dedicarse a tocar con su banda sin duda sería delincuente. No se veía a sí mismo haciendo otra cosa para ganarse la vida. Por otra parte también es cierto que ha habido delincuentes que por su carisma, estilo de vida y capacidad transgresora han trascendido su época casi con el estatus de estrellas del rock. Tampoco es casual que Gaisnbourg les dedicara aquella preciosa canción  a Bonnie & Clyde. El rockero y el delincuente comparten un espíritu punk que los convierte a uno en reflejo del otro. De eso trata Performance, la película con la que debutó en la dirección Nicolas Roeg.

El argumento: un violento miembro de un gang mafioso se refugia en el sótano de un rockero totalmente apartado de la sociedad que ha perdido a “su demonio”. El gangster es James Fox y el rockero Mick Jagger, en su primer papel para cine. El encuentro entre ambos resultará explosivo.

De entrada sorprende que un gran estudio  (Warner) se implicara en la producción de semejante artefacto. Parece ser que fue la participación  de Mick Jagger lo que convenció a los mandamases de Warner de que la juventud se volvería loca por ir a verla. De esta manera Performance, escrita por el extravagante Donald Cammell y codirigida por este junto a Roeg, se hizo realidad en 1968. Desde el inicio de su rodaje  la película generó miles de anécdotas y leyendas que continuaron una vez terminada. Una de las más famosas y más divertidas es que en el pase privado para el comité de sabios de Warner, la esposa de un ejecutivo tuvo que salir corriendo a vomitar. Tardó un buen rato en salir del shock. Me lo creo. Aquella señora ignoraba por completo la dimensión de la que procedía la película.

Performance cayó en un limbo de dos años. Su leyenda empezó a crecer y cuando por fin se estrenó en 1970, tras varios montajes y alteraciones – se comprende que por el miedo de Warner a herir sensibilidades- la película gustó más bien poco. Tuvo sus defensores pero la crítica se cebó con ella, le colgaron titulares del tipo “la película más inútil de la historia del cine británico”.

Menos mal que los pases nocturnos y su programación en circuitos de vanguardia acrecentaron su fama hasta la actualidad, llegando a figurar en prestigiosas listas tipo “las 1000 mejores películas de la Historia”.

Para mí ver Performance ha sido toda una experiencia, comparable a cuando ves Blue Velvet o Videodrome por primera vez. Es verdad que me daba cierto miedo toparme con algo del tipo Ken Russell más desmelenado, pero no es el caso. Y no me importa no haberla visto antes porque no fue hasta su edición en DVD en 2007  que se ha podido disfrutar de la película con una buena calidad de imagen. El DVD por fin le hace justicia al impresionante trabajo fotográfico del mismo Nicolas Roeg.

Si no la  habéis visto echadle un vistazo. Si sois fans de Arrebato reconoceréis en la relación de Chas y Turner un claro precedente de la de José Sirgado y Pedro P. No en vano el personaje de Cecilia Roth en esa película se apellida Turner.

Llevo días pensando en Performance, leyendo sobre la película y viendo en bucle el momento en el que Jagger interpreta Memo from Turner. Por no hablar de lo que me ha costado decidir qué fotogramas quería poner. Demasiada belleza para resumirla en unos pocos frames..

+ Performance en Cinebeats

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: