Seconds, 1966

Por una de esas extrañas sincronías de la vida el DVD de Seconds se ha situado él solito junto al de Los Ojos sin Rostro en mi estantería. Las dos películas están filmadas en un blanco y negro fascinante y tratan de personas a las que les ponen un nueva cara. Algunos elementos del argumento y el protagonismo de un Rock Hudson en su madurez también nos hacen pensar en The Swimmer (1968),  aquella extraña aventura existencial-hollywodiense de Burt Lancaster.

Seconds es una de esas películas incomprendidas en su día que terminan ocupando un lugar importante en el olimpo del cine de culto, en este caso muy merecidamente. James Wong Howe fue nominado al oscar por su increíble trabajo fotográfico y los alucinantes créditos de Saul Bass ya nos avisan de que vamos a ver algo muy especial. Vista hoy parece un capítulo de The Twilight Zone escrito en pleno trip por unos hippies californianos. Y eso no tiene precio.

Anuncios

3 comentarios to “Seconds, 1966”

  1. Una magnífica y (lástima) ignorada película. Rock Hudson parece demasiado blandito para el papel, pero finalmente está más que bien. Y los títulos de crédito, de Saul Bass, con lo que ya está todo dicho.

    • Rock está muy bien, me hace mucha gracia que a un señor del montón tirando a gris le pongan la cara de Rock Hudson. es un buen cambio

  2. David Says:

    🙂 Me alegro de que te guste. Es una de mis películas favoritas (junto con El Nadador, pero nunca les había encontrado relación hasta ahora!). La escena de la fiesta de la uva me encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: