Rinocerontes

Dr. Insermini se complace en presentarles una nueva entrega de la sección Todo Spoilers. David Marmota, de Vivir en Tucson nos destripa el argumento de El Asesino No Está Sólo (1975. Jesús García de Dueñas), un turbio relato de crímenes en la España de los 70 conocido por muchos como “el giallo de Lola Flores“. Pónganse cómodos, enciendan un cigarrillo y si cuando terminan les parece oir unos cascabeles en el pasillo de su casa no se asusten. Directamente desde Tucson: El Asesino no está sólo.

1. Asesinato en Avilés

Los oscuros senderos del crimen nos llevan a Avilés, donde una prostituta (Maria Rohm) es asesinada en una pequeña casa destartalada cerca del puerto. El asesino es Julio (David Carpenter), que la mata con un pequeño alambre, que tiene un pequeño rinoceronte que cuelga de él como un llavero.
¿Y el motivo? Pues todavía no está muy claro, pero parece que ve en ella todos sus traumas infantiles, por su parecido con Marta (Maria Rohm, otra vez), la chica que le acompañaba cuando sus padres no estaban (casi siempre). También parece que le molestaba el ruido de cascabeles (sí) que venía de los zapatos de ella.
Julio huye hacia la playa tras matarla entre visiones de maniquies sin cara.  De momento esta es toda la información que tenemos.
2. Solo otra vez…naturalmente
Ann Collins, con voz de Jeanette, nos canta en los créditos “No le roces con tu sonrisa:

Enrique Nieto (James Philbrook) habla en su despacho con un ayudante sobre pedidos y barcos. Recibe la llamada de una de sus secretarias. Su hijo está en la sala de espera.
Su hijo es Julio, claro, que ha ido a contarle algo a su padre sobre la última noche. Su padre lo hace esperar, está ocupado. Y por la cara que pone parece que no es la primera vez.
ATENCIÓN: Mientras espera en la salita, Julio vuelve a escuchar el ruido de cascabeles en los pies de las secretarias (y ellas no llevan unas llamativas plataformas blancas con alas).
Julio corre hacía su casa. Su madre está allí preparando las maletas para un viaje a Amsterdam (“¿Quieres que te traiga algo de Amsterdam?“, le dice) y no está para escuchar las aventuras de su hijo.
Julio saca una cantidad de dinero que tiene escondida en uno de los rifles de la colección de caza de su padre. Junto a los rifles, vemos rinocerontes de todo tipo.
4. El coleccionista de rinocerontes
Mira, aquí están:
5. Academia de baile Dolores
Ante la indiferencia, la huída.
Un tren a Málaga, unos días de descanso. Julio escapa de sus padres en un tren, pero no de sus problemas. Les escribe una carta mientras escucha un ruido de cascabeles que viene de los zapatos de una viajera.
La señora Dolores tiene una academia de baile y una pensión. A Julio se la han recomendado en la estación, es céntrica y tranquila.
Pero nada más llegar hay unos huéspedes peleándose por el ruido de una máquina de escribir.
Dolores (Lola Flores) media entre ellos y atiende al recien llegado, dándole la habitación de Don Raimundo, que parece ser un huésped legendario.
ATENCION: Al firmar en la hoja de inscripción vemos unas marcas de quemaduras en las manos de Julio.
6. Entre sin llamar
Junto a su habitación está la de Teresa (Maria Rohm, otra vez), enfermera de noche, que se ofrece para lo que guste. Julio, con su cara de palo habitual, no se da cuenta de que ese ofrecimiento es “sexo entre huéspedes” y se va a ver la ciudad. En la puerta se encuentra a Mónica (Teresa Rabal) todo sonrisas, que le dice que es la hija de Dolores y que los domingos hay besugo (su especialidad).
7. Manolas en el supermercado
Julio está en una cabina intentando localizar a su padre.
Las secretarias le siguen diciendo que está ocupado. No tiene ni un sólo segundo para un hijo que ha viajado a Málaga en plena Semana Santa escondiéndose de un crimen.
8. El Club Social
La madre, Carmen (Mayrata O´Wisiedo), fuma y juega a las cartas con sus amigas todas las tardes. Ni sabe del paradero de su hijo, ni nada. Entre partida y partida de mus, sólo le importan las cosas que le cuentan sus amigas.
Su padre acaba de recibir la carta y (por fin) está preocupado.
¿Dónde está su hijo? ¿Porqué se ha ido? Su visita al club no le aclara nada, Carmen está concentrada con la partida y le dice que tal vez ha huido para visitar a una chica que ha conocido por ahí. O algo.
ATENCIÓN: El padre incrementa su preocupación al leer la noticia del asesino del alambre en los periódicos. ¿Es posible que sepa algo de los instintos homicidas de su hijo?
9. Un cadáver a los postres
Don Juanito piensa en “faldas” a la hora de la cena. Dolores habla de las fotos de la mujer muerta en Avilés. Don Ernesto, escritor de novelas de bolsillo, investiga el caso por su cuenta y desvela sus pesquisas frente a la sopa: Piensa que el culpable es alguien perturbado, que hay que buscar la razón que lo motiva a hacer eso. Mónica sonrie nerviosa al hablar de crimenes sexuales. Dolores pide precaución por lo que se dice delante de ella. ¿Y Julio? Julio calla y toma la sopa. Están hablando de él. Se para la imagen mientras tiene un par de visiones.
10. Yo te saludo, Pilar
Nuevo día, nuevas aventuras.
El despertador de Dolores suena a las 8. Tarda un poco en apagarlo, se sienta en la cama, se arregla el pelo frente al espejo, se pone su bata y descorre una gruesa cortina, tras la que hay un buen surtido de virgenes, entre las que destaca una Virgen del Pilar. Le coloca bien su gran corona, se santigua y va hacía la cocina a preparar los desayunos.
ATENCIÓN: Los pasos de Dolores por el pasillo despiertan a Julio. Inmediatamente, vuelve a su cabeza el habitual ruido de cascabeles. Este ruido viene acompañado de una visión del Julio-niño jugando con trenes y quemándose la mano.
11. Boutique Don 
Tras esa intensa mañana de visiones, Julio se dirige a la Boutique Don, donde trabaja Mónica. Allí se compra un jersey que se lleva puesto. “Yo de tí no lo haría, te picará” le dice Mónica. Se miran durante un rato. Sin duda, se gustan.
Otro escenario. Paseo por el parque. Hablan de lo que le costó a Dolores sacar adelante la pensión y la academia de baile tras la separación de sus padres.
Entre drama y drama, hablan de las aficiones de él:
“- ¿Qué cosas te gustan?– pregunta ella.
Te confesaré un secreto– contesta él-. Lo que más me gusta del mundo son las salchichas de frankfurt. Las como a todas horas. Y los rinocerontes. Mi padre tiene la mejor colección del mundo.
¿Qué más cosas te gustan?
Pues aparte de las salchichas y los rinocerontes, me gusta la gimnasia, pasear solo…
Pareces muy reservado. Te gusta la soledad, pero se está bien contigo. No me gusta la gente muy ruidosa. Tenemos los mismos gustos, menos los rinocerontes.
Tras el agradable paseo, lleno de confesiones, vuelven a la pensión. Es tarde. Pero no están solos en la madrugada, Dolores observa desde el balcón. Y no parece gustarle lo que ve.
12. Te gusta mirar, ¿verdad?
Una mañana más en la pensión y sin novedades sobre el paradero del asesino del alambre.
Don Juanito le enseña a Julio algo increíble tras la estantería de su habitación. Al bajar los libros del último estante de arriba se ve la habitación de Teresa. Debe saberse observada, porque su comportamiento es bastante extraño (baila frente a un espejo).
Como extrañas son las imágenes que vienen a la cabeza de Julio al verla (la imagina tumbada en una cama, como un maniquí sin cara).
Julio empieza a gritar con las visiones y echa a Don Juanito de la habitación con cajas destempladas. Este sale gritando “Julio está chalao“.
ATENCION: Dolores ve la escena y se va a preparar la comida del domingo con el ceño fruncido. Tal vez sospecha algo de ese chico “reservado”.
13. Alguien lloró en la cabaña
Mientras tanto, su padre intenta averiguar el paradero de su hijo por su cuenta. Va a visitar a un amigo de Julio,  Ernesto (Antonio Mayans), que le dice que no sabe nada de él desde lo del picnic junto a la cabaña. “¿Qué sucedió?” pregunta el padre.
Los recuerdos de Ernesto nos llevan a  Sara (Maria José Cantudo) y otros amigos, sentados junto a la barbacoa. Sara le dice a Julio que la acompañe a la cabaña de madera que hay al lado. Allí, le entrega un pequeño rinoceronte plateado con un alambre que nos es familiar.
No le debe gustar, porque la insulta cruelmente. Sara corre junto a un árbol y allí sigue llorando un rato hasta que Ernesto acude a consolarla.
Cuando va a reprocharle su actitud a Julio, este ha desaparecido. Nada raro en él.
Enrique va entonces en busca de Sara, que le cuenta entre sollozos, que él la insultó y le dijo que era “igual que Marta“. “Pero yo no conozco a Marta, ¿Quién es?“- le pregunta al padre. El padre dice no saberlo, pero su cara expresa todo lo contrario.
14. Hot Dog para dos
Ajenos a las investigaciones de Enrique, Mónica y Julio van a comer un hot dog en una céntrica bocateria.
Él lo parte por la mitad con el alambre del rinoceronte y cada uno coge su parte.
Inmediatamente, en un rápido cambio de plano, los vemos en el portal de la pensión. Ella intenta besarlo y él…huye, claro. Ella se queda bastante parada, él no puede evitar tener esas reacciones.
15. Usted morirá en su nave espacial
Vagando por las calles llega al “Tú y yo“, conocida sala de fiestas de la ciudad. Allí se encuentra a Teresa, que alterna con un cliente. Así que eso que dijo una vez sobre su trabajo de enfermera, nada. Él se molesta con el encuentro, ella no tanto.
Le pide que no cuente nada sobre su verdadero trabajo y le invita a una copa para celebrar su secreto. Termina la jornada en 10 mínutos.
Del “Tú y yo” van a un hotel futurista donde se repite todo lo que hemos visto en el punto 1, incluído el asesinato con un alambre.
ATENCIÓN: Después del asesinato se imagina solo en una cama, donde alguien le está vendando la mano izquierda. Es Maria Rohm, pero parece que no es ni la prostituta del principio ni Teresa, sino Marta, su cuidadora.
16. Huída hacia adelante nº XVII
Discusión en la academia entre Dolores y Mónica:
“- ¡Me haces daño, mamá! ¡No me sale y no me sale, lo mío no es el baile!
– No seas melindre, niña! Tienes que practicar, no vas a estar toda la vida en la boutique. Y baja esos humos de independencia, que mientras seas menor de edad estás bajo mi custodia.
– No exageres, mamá
– Yo no exagero, ¿Crees que puedes andar por ahí, haciendo lo que te da la gana? Sé muy bien lo que te conviene. Deja de tontear con ese muchacho. Te he visto más de una vez con él. Él es un hombre y tú sólo una niña. Igual hasta tiene novia formal…
Tras la discusión, Dolores se reune con los huéspedes, que están en el salón, donde Don Ernesto habla del reciente asesinato, que aparece en los periódicos. Don Ernesto ve claramente que se trata de un maniaco sexual, porque todas las victimas eran prostitutas, y que debe tener un comportamiento motivado por una experiencia traumatizante que se haya burlado de su hombría en la infancia. Julio escucha todo esto, atento y callado.
El padre llega a Málaga con un detective. No sabemos muy bien como, pero ha conseguido averiguar que se refugió ahí, en plena Semana Santa. Cuando el detective le pregunta por algunos datos característicos, el padre responde: “Es alto, fuerte, le gusta comer salchichas, en cualquier lugar y hora, y los rinocerontes. Coleccionarlos es nuestro hobby, pero no son de verdad ¿eh?, si sabe de algún sitio donde los vendan…“.
Con estos datos y la ayuda de otros dos detectives, consiguen localizarle en la terraza de un bar (el otro hace guardia en el bar de los hot dogs), donde Mónica le está regalando un rinoceronte de cerámica azul.
“Es él, sin duda” parece pensar. Llama a Enrique, pero cuando acude al lugar, se da a la fuga, claro, escondiéndose entre las procesiones.
17. El trauma, paso a paso
Mónica está dispuesta a ir con Julio a cualquier lugar (“Escondámonos de todo y de todos, no nos encontrarán”) pero antes necesita saber algo más del cadáver esquivo de este (“Es por Marta, ella me engañó…era como mi madre y Marta me engañó”). “¿Quién es Marta?”, pregunta Mónica.
Ha llegado la hora de la verdad, ¿Qué hizo la cuidadora Marta con Julio?
Julio-niño juega con trenes. Marta entra en la habitación, tocándolo todo.
Marta tropieza con un tren de juguete.
Julio-niño se quema con el tren, por culpa de Marta.
Marta le venda la mano mientras llora.
 Mientras lo venda se cae un santo de la estanteria.
Marta acuesta y tapa al Julio-niño.
Tras la revelación, Julio pide algo difícil de cumplir:
No te hagas nunca mujer, no seas como ella, como todas.”
18. Boutique Don 2, en detalle
Ya queda menos para saber quien se esconde detrás del asesino del alambre. Don Ernesto, periódico en mano, enseña el retrato-robot, según la descripción del sereno, que vio al asesino salir del hotel con habitaciones con decoración de nave espacial.
Julio está jugando al parchís con el viejo Don Gonzalo, al que pregunta por las fábricas de sus familiares en Colombia con voz temblorosa, y cuando escucha las noticias de Don Ernesto y ve que eso que sale en el periódico es su vivo retrato, sale corriendo hacia la Boutique Don. Allí le dice a Mónica que es necesario escapar urgentemente. Ella le pide que se serene, pero él sólo quiere hablar de escapar lejos (“Iremos donde quieras mi amor“).
19. Dolores se hace mayor, pero se conserva bien
Julio vuelve al hostal. Dolores le plancha sus camisas en su habitación. Se sorprende con su llegada y se sienta junto a él en la cama. Le habla de su negocio, de la pobre Teresa, de su hija que crece, y de que ella está sola, ahí, en el hostal. De que los huéspedes son su familia, porque ella se separó cuando Mónica aún era muy pequeña. De que quiere un hombre, pero que es tan difícil, porque entre la academia, y ocuparse de llevar la casa… Le pide que se siente junto a ella. Julio es guapo, Y ella se ha dado cuenta, claro, y también se ha dado cuenta de que a ella no le importa compartir amante con su hija, claro que no.
Pero Julio no ve en ella a una señora estupenda, ella sólo podría ser otra victima más. Pero Dolores es fuerte, no es como las otras, y al sacar el alambre, escapa de él gritando “¡Es él, él es el asesino del alambre!” Todos los huéspedes salen de las habitaciones mientras Julio huye por la ventana.
Llegan los detectives, llega el padre, y todo el mundo en general.  A altas horas de la noche, Julio llama desde una cabina, Dolores se pone, pero él quiere hablar con Mónica. Mónica no está puesta en antecedentes sobre la seducción frustrada y el intento de asesinato de su madre.
Le pide que se reuna con él en el parque, junto a los rinocerontes. No estarán solos.
20. Morir entre rinocerontes.

Amanece en el parque. Mónica y Julio se abrazan. Ella quiere saber que ha hecho, porqué se comporta así.

Él no responde. A lo lejos la madre habla con un guardia civil sobre dramas cotidianos, mientras otros apuntan a Julio. Su padre está con los detectives tras unos arbustos.

Mónica besa a Julio. Él se echa la mano al bolsillo.
Antes de que pueda sacar el alambre, ya le han disparado un par de veces.
Cae al suelo. Todos se acercan hacia Mónica, que llora junto a la verja de los rinocerontes, testigos silenciosos de su corta relación.

FIN

+ Todo Spoilers

4 comentarios to “Rinocerontes”

  1. BAngBAng Says:

    “Es alto, fuerte, le gusta comer salchichas, en cualquier lugar y hora, y los rinocerontes.”

    Esta frase se me ha grabado a fuego en la memoria. Gracias David por narrar lo inenarrable.

  2. Me encanta ese poster en el que parece que al prota le están haciendo una mamada.

    Y ya eso de correr entre maniquies y pieles… genial.

  3. Genial! Maravilloso! Exxxplendido! Ohhh!!!! Ahhhhh!!! como me gusta la seccion todo spoilers!!!!!
    Se me okurre que podriase elaborar en 30 segundos un video de la peli en question y narrar lo prohibido, para mas terror de los criticos (egocentricos) y entendidos (en pajas mentales)..en la materia, que haberlos hay, uff!!…
    ….y lo de la mamada…ya es la Hostia!!!! Siiiiiiiii!!!!!!!!!! ke locura hormonal!
    Felicidades por el POST!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: