Mr. Arkadin, 1955

Orson Welles y Patricia Medina en  Mr. Arkadin. Una escena de diálogo en el camarote de un barco que podría haber sido técnicamente banal es elevada a la categoría de hipnótico espectáculo cinematográfico en manos de Welles, con ese balanceo exagerado de la cámara y un Orson gigantesco que parece que se le vaya a caer a uno encima. Desde aquí os lo digo, si estuviera en la banda de Cecil B. Demented me tatuaba el nombre de Orson Welles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: