Cape Fear, 1991

Cuando se estrenó Cape Fear (1991. Martin Scorsese) tenía yo 18 años. Me impactó tanto que unos días más tarde volví a pagar la entrada para verla otra vez. No es algo que hiciera muy a menudo. Ir al cine varias veces para ver una misma película era para mi casi un lujo asiático. Que yo recuerde en aquella época me pasó con Instinto Básico y Wild at Heart, que la vi dos o tres veces.

Aunque no me lo parece – me hago mayor!- han pasado 20 años de todo esto. En ese tiempo he visto miles de películas, entre ellas la versión antigua de Cape Fear y casi todas las películas que ha hecho Scorsese desde entonces. No había vuelto a ver Cape Fear en todo este tiempo y me daba un poco de miedo que no estuviera a la altura del recuerdo.

Ahora que la he visto sólo puedo decir que es la hostia. Lo siento, no puedo expresarme mejor. Scorsese no ha hecho desde entonces ninguna otra película tan apabullante, tan obra maestra y tan divertida. Desde luego ha hecho algunas grandes películas, como Casino y The Departed, pero ninguna me parece tan disfrutable como Cape Fear. Por una vez la suma de los elementos cristaliza en algo mucho mayor, en algo que a mi personalmente me deja extasiado. Parece que Scorsese, consciente de que tenía entre manos un blockbuster y no una película artística se dedicó a pasarlo lo mejor posible, dando carta blanca al loco del cine que lleva dentro. Usa por primera vez el formato 2:35 y se dedica a tensar al máximo los mimbres que tiene entre manos: los movimientos de cámara, las elipsis, el montaje, los colores retro de Freddie Francis, la música de Bernard Herrman, los títulos de Saul Bass, Robert de Niro, los millones de presupuesto… todo un derroche  al servicio de una historia salvaje y ruidosa.

Scorsese coge el Cape Fear original y lo reinventa, le sube el contraste, lo llena de referencias bíblicas y se permite detalles como evocar ese otro clásico de Robert Mitchum, La Noche del Cazador. Al final, lo que empezó como un encargo de su amigo Spielberg termina siendo una película sobre la culpa, tan suya como cualquier otra. Los más puristas dirán que es efectista y no sé cuantas cosas más. Para mi es un 10.

Anuncios

Una respuesta to “Cape Fear, 1991”

  1. abogadoooo!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: