Carrie y las culebras

En esta entrega navideña de Todo Spoilers os voy a contar Jennifer, una oscura producción de 1978 que fusila alegremente el argumento de Carrie (1976). Aquí no hay telekinesis pero sí un extraño poder para invocar a las culebras, carreras de coches y música disco.

La pelirroja Lisa Pelikan toma el relevo de Sissy Spacek con notable entusiasmo y desde el poster nos avisan que Jennifer hace que Carrie parezca un angelito. Veamos si es para tanto. Con todos vosotros, Jennifer.

Jennifer vive con su padre, un señor de pobladas cejas obsesionado con las serpientes y lo que la Biblia dice de ellas. Si bien no es tan malvado como Piper Laurie también tiene a su hija totalmente controlada y mediatizada.

Las primera cosa que le dice por la mañana es “no vengas tarde que tienes que preparar la cena” después le pregunta si ha estudiado y si ha dado de comer a los animalitos. Porque Jennifer y su padre tienen una tienda de mascotas.

Jenny, resignada, sale de casa y empieza a sonar una canción mientras aparecen los títulos. Una voz varonil canta  “Jennifer, there is magic in your name“. De fondo, unos fatalistas coros femeninos repiten ¡Jennifer! ¡Jennifer! Con la canción llegamos a Green View, el colegio pijo donde estudia Jennifer.

Allí no tarda en toparse con Sandra Tremaine, una perra rubia de mucho cuidado, que no hace falta decirlo es la némesis de Jennifer en el insti. Por supuesto Sandy tiene a sus amigas en el puño y para que quede claro hace cosas como escribir sobre la espalda de una de ellas.

Me gustaría señalar la increíble manera de mascar chicle de Sandy. Mientras le dirige a Jennifer unas maliciosas palabras mastica el chicle con una energía inaudita. Personalmente es un detalle que me llegó, y lo digo sin ironía posmoderna.

Después de echar un cigarrito en el baño Sandy y las chicas van a clase, donde les espera un examen. El profesor pilla a Sandy copiando y ella dice que la chuleta se la ha pasado… Jennifer.

El profesor no cree que Jennifer esté implicada pero el asunto llega a oídos de la directora, la sra. Calley, que como se aprecia en la captura lleva unas gafas muy discretas.

Así termina un día más en el instituto Green View.

En casa Jennifer cuida de un gatito enfermo y le sirve la cena a padre- le llamaremos padre. El muy desagradecido protesta porque Jennifer ha cocinado carne roja. Dice que no soporta la carne roja porque es cosa del demonio.

Jennifer intenta contarle la movida que ha tenido en clase y le habla de Sandy, le dice que es la chica más guapa del instituto. Padre dice que debe mirar más allá de la belleza de las personas y se pone a recitar la Biblia. Después saca un recorte de periódico de cuando Jenny era pequeña.

Padre lamenta que Jenny haya perdido el poder que tenía de niña, cuando se hizo famosa por manosear serpientes venenosas sin que le mordieran.

Al día siguiente Jennifer tiene una conversación con Sandy. Jennifer dice que quiere ser su amiga pero Sandy le dice que sus días en el Green View están contados. Al abrir su taquilla Jennifer descubre que le han tirado huevos a sus cosas.

Por si fuera poco Jennifer es pobre y tiene que trabajar en la cocina del instituto sirviendo a las chicas, incluída Sandra Tremaine. Ese día Sandy acusa a Jennifer de tirarle sopa en el brazo a propósito y monta el número en la cantina para que todo el mundo se entere de lo mala persona que es Jennifer.

Afortunadamente interviene el profesor Reed, del que Sandy está enamorada y la cosa no llega a mayores.

Por la noche Sandy y las chicas se ponen guapas para ir a la disco. Sandy opta por un sofisticado look retro con mucha lentejuela, collares y un increíble gorro que a mi me recordó a las actrices del cine mudo. Todavía me pregunto cómo lo hizo para esconder ahí dentro su melena rubia.

Sandy y las chicas se marcan unos bailes en la pista. Jane, la gorda del grupo no lo pasa tan bien.

Agotada de tanto baile, Sandy se sienta a fumar y a maquinar maldades con un ligue suyo.

Jennifer se ha quedado en casa cuidando del gatito enfermo. Padre aparece y ella le dice que en el instituto la llaman pueblerina y que se burlan de ella porque no es rica. Padre arquea sus descomunales cejas.

Jennifer y padre tienen una charla que va subiendo de tono. Ella le corrige cuando él dice que madre murió. ¡Mamá nos abandonó! le grita. Padre se altera y dice lo bueno que sería que ella recuperase “El Poder”. Jenny no está de acuerdo y grita asustada cuando padre se acerca a ella con unas serpientes.

Jennifer sale a la calle y corre como una loca mientras le asaltan visiones de cuando era niña.

Así termina otro día en la vida de Jennifer.

Al día siguiente, en clase el profesor les habla de… serpientes.

Jennifer tiene una extraña charla con el profesor delante de toda la clase. Jenny dice que Dios da “El Poder” a aquellas personas de corazón puro y que entonces las serpientes no muerden a a esas personas. El profesor lo flipa y la clase se descojona con las ocurrencias de Jenny.

Pero el día mejora cuando unas compañeras invitan a Jenny a unirse a su equipo de natación. Claro que no pueden evitar decirle que eso que dijo de las culebras en clase les había dado muy mal rollo.

Jennifer no sabe nadar muy bien y Sandy no deja pasar la ocasión de intentar ahogarla en la piscina.

Menos mal que Jane, la gordita del grupo no es tan mala y evita que Jenny muera. Eso le cuesta la enemistad de Sandy, que jura vengarse.

Por fin Jennifer empieza a usar su poder y Sandy encuentra unas culebras en su taquilla.

Aunque todo queda en una paranoia ya que de pronto las culebras han desaparecido.

Pero la guerra no ha hecho más que empezar. Al día siguiente Jennifer se ducha después del trabajo en el comedor y descubre que alguien se ha llevado su ropa.

Unas voces gritan su nombre en la oscuridad y Jenny corre hasta que encuentra sus ropas colgadas en unos hierros. Para alcanzarlas sube por una escalera…

…pero unos flashes la asustan y Jenny cae a la piscina mientras le sacan unas fotos.

En casa, Jennifer llora y abraza a su gatito, el único que es bueno con ella.

Al día siguiente, el gatito ya no está. Padre lo ha vendido. Jenny se enfada y tienen una discusión gracias a la cual descubrimos el motivo de que ella perdiera “El Poder”. Jenny se sintió terriblemente culpable de la muerte de su hermanito de 7 años cuando este intentó emular el numerito de Jenny con las serpientes.

Esa noche Sandy y las chicas se divierten. Ella se ha vuelto a poner su estilismo preferido y pasan una noche loca de las que a ella le gustan: hace que un amigo suyo viole a Jane la gorda en el ascensor y después improvisan unas carreras de coches.

A partir de aquí todo se precipita. Jennifer abre su taquilla y se encuentra esto:

Su gatito ahorcado es más de lo que puede soportar y ya en casa Jennifer se pone un camisón y decide invocar el poder de las culebras.

En el instituto se monta un revuelo enorme por lo del gato y Sandy conspira para que todo el mundo crea que Jennifer ha llegado demasiado lejos con sus excentricidades.

Pero Jenny no se queda atrás y le hace una visita a Jane, que está traumatizada por lo de su violación y se hacen amigas.

Eso sí, Jenny está muy rara y lleva  unas culebras en el bolso. Le pide a Jane que meta la mano dentro para comprobar si su corazón es puro.

Mientras tanto el profesor defiende a Jenny y la directora decide expulsarlo.

Y así nos acercamos al fatal desenlace. Sabemos que Sandra Tremaine está maquinando la Gran Maldad definitiva porque la vemos en la tienda de animales haciendo un encargo misterioso a padre.

Padre le dice: “Oye, no serás una de esas que molestan a mi hija en el Instituto.” Ella contesta: “Para nada, Jenny y yo somos superamigas.”

Por la noche Sandy y su amigos se ponen unos pasamontañas y secuestran a Jenny mientras duerme.

Atada y amordazada la meten en el maletero de un coche y se la llevan lejos.

En sus oídos retumba la voz de su padre recordandole el maravilloso poder de invocar a las serpientes.

Ya fuera del coche Sandy y los demás la llaman asesina de gatos.

Pero Jenny se muestra serena, ni siquiera las brillantes luces la intimidan.

Hasta que de pronto:

Aparecen serpientes por todas partes, grandes, pequeñas, gigantes, que atacan a todo el mundo. Aterrorizada, Sandy se monta en el coche y huye pero una serpiente enorme la ataca y su coche se estrella.

Al día siguiente en Green View…

La directora está convencida de que Jennifer tiene algo que ver con la masacre que ha terminado con la vida de varias estudiantes de Green View. Jenny dice que la policía no lo cree así y que han encontrado drogas en el lugar de los hechos. Más asertiva y resuelta que al principio de la película Jenny sale del edificio y se reúne con Jane, su nueva amiga.

Desde el despacho de la directora llega un grito. Una serpiente oculta en el cajón le ha mordido. Por fin una sonrisa asoma en el rostro de Jennifer.

FIN

Anuncios

2 comentarios to “Carrie y las culebras”

  1. BAngBAng Says:

    No hay nada como sentarse en el sofá y descubrir que acaba de salir nueva entrega de Todo spoilers. Por cierto, ¿quién no ha querido invocar el poder de las culebras alguna vez?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: