Películas que deberías ver mientras el mundo se hunde

En estos tiempos de ruina económica, descreimiento general y negro porvenir no todo tiene porqué ser negativo. También hay cosas gratificantes que uno espera, al menos desde un punto de vista cinematográfico, que es el que aquí nos interesa. Aunque no lo hayamos vivido, resulta imposible no acordarse del derrumbe económico de los años 30, con aquel crack del 29 que puso punto final a los felices y locos años 20. Seguramente en aquella época también se respiraba el olor a fin del mundo que nos asfixia en la actualidad y sin embargo el mundo no se acabó, pues aquí estamos, otra vez en las mismas, pero aquí estamos.

La Gran Depresión Americana ha vuelto, esta vez en versión Global y uno desearía que en lo que al cine se refiere tuviera un efecto similar al que tuvo en los años 30 y que a nivel creativo el cine viviera una gran época como sucedió en el cine hollywoodiense de los años 30-40. No creo que la crisis vaya a romper el círculo vicioso de remakes-secuelas-reboots-franquicias wannabe, etc.  que rige el cine comercial pero sería estupendo que al menos el negro panorama consiguiera sacudir una buena parte de la ñoñería que le sobra al cine actual. Y digo esto porque echando la vista atrás me asombra ver el gran frenesí creativo que siguió al hundimiento de la Bolsa en el 29.

¿No es cierto que en las maravillosas películas de gangsters de aquellos años el público se ponía inevitablemente de parte del gángster? Recordemos al James Cagney de Public Enemy (1931) o al Paul Muni de Scarface (1932). ¿Acaso no dan ganas esas películas de dejarse de tonterías, coger una Thompson y hacerse  gángster? ¿Cuando se ha visto esa electricidad que casi traspasa la pantalla?

Eso espero yo del cine en un futuro inmimente. Ojalá pueda ver algo equiparable a esa otra obra maestra protagonizada por Paul Muni, I Am a Fugitive from a Chain Gang (1932), aunque si lo pienso bien me cuesta mucho imaginar a un gran estudio produciendo en la actualidad una película que mostrara de forma tan cruda cómo es realmente la sociedad en la que vivimos. Si la hacen, me permito sugerir al protagonista: Jeremy Renner.

Hace poco leyendo la biografía de Orson Welles me hizo mucha gracia una anécdota en la que explicaba que uno de los mejores polvos que había echado en su vida, y  la vez que brilló más como amante, con una pasión y un aguante extraordinarios fue cuando rozaba los 30 años. Durante una estancia en Brasil un marido celoso le pegó varios tiros y él se salvó in extremis lanzándose por una ventana. Buscó refugio en un prostíbulo y consciente de lo cerca que había estado de morir se entregó al acto sexual con un desenfreno inaudito. Las prostitutas no daban crédito.

Pues algo así le sucedió al cine después de la terrible crisis. Mirad si no Vampiresas 33 y decidme si no tiene esa película un descaro y una actitud maravillosamente hedonista, hasta el punto que uno se dice: esto no puede ser del año 33. Tuvo que intervenir el señor Hays y su código de moralidad para ponerle fin a tanto desmelene. Vale la pena recordar sus tres principios generales:

1. No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal, o el pecado.

2. Los géneros de vida descritos en el film serán correctos, tenida cuenta de las exigencias particulares del drama y del espectáculo.

3. La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del público no irá hacia aquellos que la violentan.

Si bien es siempre una delicia recuperar los clásicos de esa época, más aún es hacerlo ahora que los podemos ver con ojos apocalípticos y disfrutar el doble viendo a Paul Muni empuñar la Thompson en Scarface, o ver a las alegres coristas de Vampiresas 1933 cantar eso de tenemos dinero, tenemos dinero…

No me quiero olvidar de la comedia de Preston Sturges Los Viajes de Sullivan (1941), con Joel McCrea y Veronica Lake recorriendo el pais para conocer de primera mano lo que es la pobreza.

Por mi parte seguiré revisando el cine de esos años mientras espero las grandes obras maestras que están por venir…

Anuncios

2 comentarios to “Películas que deberías ver mientras el mundo se hunde”

  1. A coalición de los felices años veinte, la criminalidad y la maravilla audiovisual (en este caso televisiva): ¿Has visto “Boardwalk Empire”? Pienso que te encantaría!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: