Dry Martini, unos pistachos y Basic Instinct

por Sr. Q.

Por alguna extraña razón hay películas famosísimas que yo nunca he visto. Si me pongo a analizar los acontecimientos de mi vida hay siempre flotando un algo de tardanza no estudiada ni premeditada, de posponer sin realmente tener conciencia, de dejar para otro día. Recuerdo que cuando los niños de mi clase contaban en los corrillos que se hacían pajas y les salía “pegamento blanco” (un eufemismo precioso) yo me decía a mí mismo que nunca eyacularía, que nunca tendría una erección, que jamás sería un hombre normal. Consciente o inconscientemente me atribuía a mí mismo una desgracia como de leyenda griega, un sino negro y bien marcado que me impediría desarrollarme como persona. Total, hasta que un día me toqué, me gustó, seguí tocando y por fin salió el ansiado “pegamento blanco” Qué sencilla es la vida cuando no nos empeñamos en dar más vueltas de lo necesario. Por cierto, la gente que está leyendo esto se preguntará “¿y qué coño tiene que ver las vivencias sexuales de un niño con Instinto Básico?” Pues tiene que ver, y mucho…. Y es que por azar o mediante camuflaje de mi mente que se empeña en hacer de esto una casualidad, por la misma regla de tres por la que me negaba a seguir el ritmo de la vida a la vez que después me lamentaba de ello como el personaje de una fábula desgraciada, hay determinadas películas muy conocidas que no he visto. Y si he estado pasando de canal y por casualidad me he topado con ellas, he cambiado súbitamente a otra cadena, aliviado, mientras mi mente interior (la mente que tenemos dentro de la mente y que nos engaña y chulea) me decía “muy bien hecho, que tú no has visto esa película y no es plan de tirar por la borda esta peculiaridad”. Al menos me gustaría que quede clara una cosa, cuando digo que no he visto nunca El Padrino o Grease no me vanaglorio de ello delante de nadie como si de un mariquita leído se tratara, estas cosas me las callo. A lo que voy… Instinto Básico es una de esas películas que yo no había visto. Por lo menos hasta los veintiocho años. Y tengo treinta. Manda huevos. Toda la vida viendo en la tele la imagen de Sharon Stone enseñando el coño y yo sin saber nada de la película. Hasta que un día se presentó ante mí, sin más cojones.

Fue una noche de sábado. Estaba en casa de un amigo, uno de estos días que llegas a media tarde y te pones un Martini mientras hablas y fumas, al rato haces palomitas y te echas un gin tonic, más tarde sacas unos pistachos o un dulce contrahecho, la primera marranada que salga de la despensa y otra copa, y te pones a criticar a la peña, hasta que se hacen las once, encargas unas pizzas que por pura desidia y estómago estragado combinas con Coca Cola fresca, y los dos amiguitos, medio borrachos, comidos en exceso y con un inicio de descomposición estomacal que se manifestará a primera hora del domingo enciendes la televisión. Por hacer algo. Ese fue el momento en el que me topé con un “en diez minutos empieza Instinto Básico” Mi amigo probablemente diría “¿la vemos? A mí me hace” Y yo contestaría “¿Instinto Básico? Dicen que mola. No la he visto nunca. No te estoy engañando. No pidas cuatro quesos que es un desperdicio de pizza.” Entonces es cuando a tu amigo se le iluminan los ojos ante ese ser humano virgen, virgen de determinada novela maravillosa, virgen ante una película absolutamente sensación… y te dice, porque quiere vivir esa experiencia a través de ti, volver a entrar en un terreno conocido mediante los ojos de alguien inocente “¡NO HAS VISTO INSTINTO BÁSICO! PERO BUENO, PERO QUE LA VEMOS YA, DIGO!” Y a ver Instinto Básico con los huevos ya crecidos, que se dice pronto, que me puse. Y claro, no podía ser de otra forma que yo, fan de Showgirls, fanático de esa película de Verhoeven que es mi cinta favorita del cine mundial junto a Death Becomes Her, yo, que de pequeño disfruté, creo que hasta me excité enfermizamente y cuya imagen, la de la puta con tres tetas, la de la puta enanita de Desafío Total me sigue inspirando a día de hoy… ¿cómo una persona que tiene estas dos películas de Verhoeven como dos imprescindibles de la historia del cine no iba a disfrutar de Instinto Básico? Decir que me flipó es poco. Me chifló. A día de hoy la he visto dos o tres veces más, incluso la tengo en dvd. Porque que llegara a ella tarde, bastante tarde, no significa que sea menos fan. Cuando pienso en la película es imposible pasar por alto la escena que engulle al resto de la historia, Sharon Stone vestida de blanco, poniendo nervioso al personal, provocando como una zorra de enciclopedia, como una zorra internacional de vocabulario violento y sucio refiné. Sin embargo hay otras imágenes que en mi mente también tienen presencia. Porque claro, uno es maricón. Y maricón fan de la cultura pop, formado en la adoración por el show business y la historia de la moda. Así que al cruce de piernas mítico mi mente añade ese estilo casi Max Mara de día de los noventa que luce Stone en algunas escenas a plena luz natural, una luz plomiza, nublada y maravillosa que acompaña como contrapunto a los cálidos interiores. Y la música maravillosa, hoy en día pasadísima de moda y heredera de la cultura de club que dominaba el mundo cuando la peli se grabó, esos ritmos locos y repetitivos que suenan en la discoteca en la que Stone y su “amante” femenina por no decir “juguete” se restriegan ante la mirada cachonda y perpleja de Michael Douglas, que contempla la escena con la misma estupefacción que nosotros. El lúrex de Stone, el pelo repleto de gomina mientras restriega su entrepierna con Roxy, la pobre amante que coño, luce por el día un perfecto negro que para mí lo quisiera, un retrato visual que nos lleva directamente a esos noventa en los que el talle alto del vaquero se consideraba una cosa bien. Todo esto regado con dosis muy altas de “glamour lésbico y politoxicómano”, cosa que encendió las iras de los colectivos homosexuales, esos colectivos que ya sean feministas, adventistas o antiabortistas tan a menudo son incapaces de distinguir la ficción de la realidad. Y ostia, hablando de estilos, tampoco podemos pasar por alto a Jeanne Tripplehorn, que de primeras es una profesional con gafas, como un sosias en el vestir de la Weaver de Armas de mujer, una funcionaria gris y normal que luego se revela como una especie de doble identidad. Y bastante puta, por cierto. Hay tantos momentos moda en esta cinta que es un delicia para mí, persona obsesionada con analizar usos, costumbres y épocas. Y a la vez hay tanta intriga, tanta tensión que hace de Instinto Básico un magnífico thriller, muy peculiar porque va completo de sexualidad, vicio y perversión… puro entretenimiento. Instinto Básico es una película maravillosa, que es icónica no hace falta decirlo, una cinta que en su momento estuvo en boca de todos, y que con los años ha adquirido la categoría de obra imperecedera, de imprescindible a la hora de hablar del cine de los primeros noventa. En los círculos de cine resabido y coñazo probablemente nunca tenga lugar una mención a su autor, sin embargo Paul Verhoeven es un director creador de tres cumbres absolutas, Desafío Total, Showgirls y la cinta que nos ocupa esta semana, y ha regalado al mundo imágenes antológicas. Y eso es ser muy pop y muy guay ¡qué haga más películas, por favor! ¡Y si son con Gina Gherson mejor!

—————–

Si queréis saber más del Sr. Q. visitad su Puticlub, donde lo exquisito y lo bizarro van de la mano. Y si queréis más textos como este entrad en Qué Moderno…, un blog de moda donde comenta también películas. ¿Os acordáis de Jóvenes y Brujas?

Anuncios

4 comentarios to “Dry Martini, unos pistachos y Basic Instinct”

  1. El Sr Q nos tiene algo abandonados desde su Qué Moderno…, qué alegría leerle de nuevo en este post.

  2. elhombreconfuso Says:

    No puedo más que aplaudir, aplaudir y más aplaudir. Me ha encantado el post. ¿Quién no es fan del Sr. Q?

  3. Que grande que me es este hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: