Boom!

Por si no hubiera tenido bastante con ¿Quién teme a Virginia Woolf? me he atrevido con otra experiencia extrema de la filmografía de Dick & Liz. Boom (Joseph Losey, 1968) era la octava película que los Burton hacían juntos y me apetecía verla por el contraste que supone respecto a “Virginia”  pero sobre todo por el lugar especial que ocupa en la historia del cine: inaccesible cima del trash adorada por los sibaritas del buen mal gusto y otras mentes preclaras.

Boom adapta una obra de Tennessee Williams, The Milk Train Doesn’t Stop Here Anymore, y funciona como el antídoto perfecto para la indigestión provocada por ¿Quien teme…”  El blanco y negro se vuelve color y los espacios cerrados son sustituidos por las impresionantes vistas del paisaje mediterráneo. El argumento es casi lo de menos, todo el mundo coincide en que lo mejor de Boom está en otra parte: la decoración, los estilismos de Liz, los diálogos…  Uno no se aburre con Boom, constantemente hay cosas que atraen tu atención y en muchos momentos casi puedes sentir la brisa marina en toda la cara. Finalmente está el misterio de cómo lo que tenía que ser una película seria, de temas “adultos”, dirigida por el prestigioso Joseph Losey terminó convertida en lo que parece un millonario capricho arty de los Burton. ¿Era por la irresistible gravedad que marcaba Liz o había algo más? Ese mismo año Liz y Losey volverían a trabajar juntos en Secret Ceremony, otra película de la galaxia WTF que a mi me encanta. Sin duda los dos se encontraron en el momento justo, juntos se internaron en una fascinante dimensión desconocida. Pero yo quería hablar de otra cosa.

Ver Boom y acordarse de Divine es todo uno. No en vano cuando Divine y John Waters hacían sus películas solían poner el video de Boom para inspirarse. La película, llena de detalles extravagantes, les servía de manual de estilo y, en concreto, la interpretación en Liz Taylor como la mujer más rica del mundo, la seis veces viuda Flora Sissy Goforth les marcaba el camino a seguir. John Waters encontró la dramaturgia hardboiled que necesitaba para su cine y Divine se convirtió en Liz Taylor.

Años más tarde John Waters fue invitado a una velada en casa de Liz y pudo decirle lo mucho que le gustaba Boom. “Le dije Oh, me encanta “Boom”. Ella dijo que era una película HORRIBLE. Se enfadó muchísimo y creyó que la estaba insultando, pensé que me iba a echar de su casa. Parecía Divine. No lo digo con maldad. Quiero decir que Elizabeth Taylor era un gran ídolo para Divine, incluso fumaba cigarrillos Salem sólo porque eran lo que ella fumaba“.

Anuncios

3 comentarios to “Boom!”

  1. elhombreconfuso Says:

    Elizabeth, Elizabeth, ¡no la llames Liz!

  2. No la he visto! Que ganas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: