Romanticismo creepy

the lost moment titlesusan hayward 2the lost moment 1

Por muchos motivos, The Lost Moment (1947) es una película a reivindicar. Para empezar es, junto a The Innocents, la otra gran adaptación que el cine ha hecho de una novela de Henry James, en este caso Los Papeles de Aspern, y no se comprende que sea tan poco y mal conocida. La película sigue sin remasterizar y las copias que circulan por la red son de una calidad bastante mediocre. Es curioso que la película siga en ese limbo, cuando se trata de una producción de Walter Wanger para la Universal con nombres conocidos en el reparto (Robert Cummings, Susan Hayward y Agnes Moorehead); una película de tenebrosa belleza que cuenta una historia de alto poder fascinador. Otro gran motivo que incluso antes de verla nos avisa de que The Lost Moment puede ser una película especial es comprobar que fue la única película que dirigió el actor Martin Gabel. En el mundo del cine existe una norma no escrita que se cumple a menudo: cuando un director dirige únicamente una película en toda su vida suele el resultado suele ser una obra maestra o cuando menos, una película atípica y digna de atención. El cine está lleno de ejemplos y The Lost Moment es uno de ellos. En su momento la película generó unas pérdidas record y segó definitivamente la posibilidad de que Gabel volviera a dirigir. Lo cierto es que su película es una rareza que evita los clichés del cine romántico hollywoodiense y se inclina claramente al cine fantástico y al terror. Demasiado creepy para las damiselas de la época y sus atildados acompañantes.

the lost moment 4

Pero en realidad si estoy hablando ahora de The Lost Moment, película que vi hace ya unos meses es por culpa de Mario Bava y esa obra maestra tan tocha (perdón) que es I Vampiri. Me encanta relacionar las dos películas porque las dos son extraordinarias y tienen tantas cosas en común que parecen variaciones de un mismo argumento. Incluso estéticamente están relacionadas (¡Ese blanco y negro! ¡Esos decorados ruinosos! ¡Esa atmósfera!) Juntas forman un programa doble hiperromántico, ideal para una noche de tormenta, al que podríamos ponerle un bello subtítulo: “El amor después de la decrepitud física”.

I Vampiri 30I Vampiri 32

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: