Clásicos con fecha de caducidad

broadcast-news-1987-01-g

El Hombre Confuso nos trae una inesperada entrega de Todo Spoilers, dedicada a la Rom-Com ochentera, con una película que, francamente, nunca hubiera pensado ver por aquí: Al filo de la noticia (Broadcast News, 1987). La película está escrita, dirigida y producida por James L. Brooks, responsable de películas de éxito como La Fuerza del Cariño (1983) y Mejor Imposible (1997). A muchos os sonará su nombre después de verlo durante décadas en los créditos de Los Simpsons, serie de la que es productor ejecutivo.

Nos encanta que Confuso dé una continuación a su primera y tronchante colaboración en Todo Spoilers: Ladrón de Pasiones y aproveche la ocasión para abordar un tema que nos preocupa bastante últimamente: la terrible AMNESIA CINÉFILA, que como la NADA en La Historia Interminable amenaza con devorarlo todo.

AL FILO DE LA NOTICIA, por El Hombre Confuso

Resulta alucinante la capacidad de olvidar del ser humano. No sabría decir si es por un exceso de información, por los ritmos propios de la era virtual, donde cada noticia dura apenas unas horas, o porque, como les ocurre a los miembros masculinos de la familia Simpson, los cerebros humanos se han ido reblandeciendo con el tiempo y ya somos incapaces de recordar nada que pasara hace más de dos meses. Parece triste, pero como todo drama, tiene sus ventajas. Uno puede tirar de hemeroteca y hacer pasar como novedad lo que ya triunfó en los setenta. Nadie se acordará. Y los pocos que lo hagan lo escribirán en su twitter, se quejarán en los muros de su facebook, pero ahí terminará todo. Ya no solo somos incapaces de recordar, también nos hemos vuelto unos inútiles para protestar. Nos quejamos desde la comodidad de nuestro sofá mientras acatamos todo lo que nos dicen, por muy absurdo que nos pueda parecer. Y sobre esto, sobre recuerdos, quejas y protestas trata Al filo de la noticia (Broadcast news, 1987), una película famosísima en su tiempo y que ha terminado olvidada en el fondo del cajón de cualquier programador de televisión pública. Pero no piensen que es un ejemplo más de blockbuster que lo petó por razones que son difíciles de comprender, para más tarde caer en el olvido por motivos, entonces sí, fácilmente entendibles. No señores, Al filo de la noticia cosechó siete nominaciones a los Oscar (aunque no ganó ninguno), fue dirigida por James L. Brooks (que años más tarde se lo llevaría todo con Mejor… imposible) y cuenta con Holly Hunter, William Hurt y Albert Brooks. Demasiados factores para pasar desapercibida.broadcast_news

La historia es sencilla. Tres jóvenes sueñan con ser periodistas, pero cada uno a su manera. Tom (William Hurt) es un chico guapo, parlanchín y popular. El problema es que es una nulidad en los estudios, no consigue aprobar nada, cosa que no le impedirá tener una carrera profesional exitosa y repleta de dinero. Aaron (Albert Brooks) es todo lo contrario a Tom. Estudioso, responsable y menos agraciado físicamente, es el típico que tras terminar el primero de su promoción en el instituto, unos matones le dan una paliza en el patio. El pobre cree que el tiempo pondrá las cosas en su sitio, que se convertirá en un triunfador y esos matones en ratas de alcantarilla, cuando todos sabemos que será al revés. Y por último llega Jane (Holly Hunter), una mujer que lleva el periodismo y la integridad en la sangre, que pasa largas noches en verla redactando cartas delante de su máquina de escribir, que es capaz de rebatir a su padre como si de una tertuliana se tratara. En definitiva, la chica de la película.

brodcast news 01

Con el tiempo, Aaron y Jane se hacen íntimos. Suponemos que estudian juntos y acaban trabajando en la misma televisión. Aaron quiere ser presentador de noticias y Jane redactora, y están dispuestos a todo para conseguirlo. Son, utilizando una de las peores expresiones de la historia, “periodistas de raza”. Pero no tendrán las cosas tan fáciles.

Un día, Jane es invitada a dar una charla sobre la integridad del periodismo -recuerden, son los ochenta, puede que en aquel momento alguien creyera que seguía quedando integridad en el mundo-. La conferencia es un desastre. Jane no tiene ninguna empatía con el público, su discurso es aburrido y extremadamente largo.

broadcast news 02

La pobre se sorprende, y así se lo traslada a los asistentes, de ver como los telediarios se están convirtiendo en una recopilación de vídeos graciosos en lugar de hablar de las noticias. Ay, Jane, si en lugar de los ochenta, hubieras vivido ahora mismo, te tendrían que haber ingresado en un sanatorio tras ver como los youtubes han colapsado cualquier tipo de noticia. Porque ustedes no sé si sabrán algo de Siria, pero que Miley Cyrus tiene una lengua quilométrica y que le gusta chupar cualquier objeto que se le ponga por delante, eso lo saben, claro que lo saben. La gente, harta de ver como aquella menuda mujer, vestida con una falda hasta el suelo y una blusa extragrande, les canta las cuarenta empieza a marcharse. Jane se deprime y no consigue ni terminar. “¿Qué les pasa?”, se pregunta a sí misma cuando un hombre alto, rubio y guapo regresa al sala y le dice que le ha encantado su conferencia. Es Tom, un exitoso presentador de telediario. Jane, emocionada, le pide que vayan a cenar juntos.

broadcast news 04 broadcast news 03 (2)

Hay algo que todavía no hemos comentado sobre Jane. Es una mujer que ahuyenta a los hombres. Le gusta tener siempre la razón, es mandona, no escucha, no tiene ningún tipo de empatía con el prójimo y, encima, le encantan lo estampados oscuros y la ropa sin forma.

broadcast news 05

Tras la cena, Jane invita a Tom a su habitación, pero una vez allí, en lugar de quitarse la ropa, se dedica a decirle al atractivo rubio que es un inepto, una vergüenza para la profesión periodística y que por culpa de hombres como él, el periodismo se ha convertido en una farsa.

broadcast news 06

Evidentemente, a Tom se le quitan las ganas de todo y se marcha ofendido. Jane llora sola. Es algo que hará durante toda la película. ¿Qué culpa tendrá ella de ser una mujer inteligente? ¿Qué problema tiene la sociedad con alguien que sabe lo que quiere y no duda en conseguirlo? ¿Debe una renunciar a todo tipo de vida social para tener éxito profesional? Las revistas dirán que no, yo digo que sí. ¿Dónde se ha visto que alguien quiera disponer de tiempo para hacer sus cosas, en lugar de estar sentado en una oficina haciendo como que trabaja diez horas al día? La pobre Jane hace muy bien en llorar…

A la vuelta al trabajo, Jane y Aaron se encuentran con una sorpresa. La empresa ha fichado a un nuevo presentador estrella, que no es otro que Tom. Ambos se sienten confundidos. Saben que Tom no tiene idea de nada, que no sabe escribir, que no tiene olfato periodístico, que solo es un busto parlante delante de la cámara, y claro, les da rabia. Pero Tom llega con un espíritu mucho más pacífico. Él es consciente de que no sabe nada de periodismo y quiere aprender. Está harto de ganar millones por su cara bonita, quiere emociones en la vida y por eso ha decidido aceptar la oferta del canal de televisión.

broadcast news 07

Pero Jane y Aaron no se lo van a poner fácil. Es un intruso y así se lo hacen notar. En apenas diez minutos asistimos a lo que todos imaginamos que se esconde detrás del mundo de la televisión. Reportajes que no llegan, montajes de última hora, locuciones grabadas en segundos y una aguerrida becaria, alta, desgarbada y con el pelo rizado, que corre como una liebre por los pasillos en una de las escenas más divertidas de la película. Ojalá todas las películas tuviera a Joan Cusack de secundaria. ¡Lo que hubiera cambiado la historia del cine!

broadcast news 08broadcast news 09broadcast news 09 (2)broadcast news 010broadcast news 11broadcast news 12

La llegada de Tom desbarata todos los planes de Jane. Poco a poco va descubriendo que lo que ella pensaba que era un imbécil rubito se convierte en un hombre con talento para su trabajo. Puede que necesite que se lo hagan todo, pero cuando se pone delante de la cámara, consigue cautivar al espectador.

broadcast news 13 broadcast news 14 vlcsnap-2013-09-18-11h43m21s91

Transmite seguridad, confianza y envidia por su peinado perfecto, los tres factores vitales para ser una estrella. Así que, como no podía ser de otra forma, Jane termina enamorándose. El problema es que no lo quiere reconocer. Ya saben ustedes, el orgullo humano. ¿Quién no se ha enamorado de un sex symbol y cuando éste le ha pedido salir le ha dicho que no, que está muy bien solo? La de citas frustradas que habrá tenido Megan Fox en su vida… Tom, suponemos que cegado por la profesionalidad de Jane, también se queda un poco prendado de la chica e intenta invitarla a cenar en varias ocasiones, pero Jane se hace la estrecha. ¿Y qué pasa cuando una deja pasar el tren? Pues que detrás viene otra dispuesta a montarlo. Esa es Jennifer (Lois Chiles), alta, rubia, elegante y mucho más predispuesta que Jane. Juntos protagonizan la única escena de cama de la película. Y llamarlo escena de cama es un piropo, porque por no ver, no vemos ni los pechitos de Lois. Los guionistas recurren al absurdo de hacerla pasear con un cojín tapándole las vergüenzas cuando se supone que acaba de mantener relaciones sexuales con Tom. Menos mal que, como compensación, vemos una sombra fugaz de los atributos de William Hurt reflejados en la pared al grito de “¿te gusta hacer el conejito?”. Metalenguaje de los ochenta.

broadcast news 16 broadcast news 17 broadcast news 18

Jane decide descargar un poco su conciencia hablando con Aaron, pero el asunto le sale peor de lo que esperaba. Le encuentra en su casa bebiendo como un loco para mitigar su fracaso profesional. Desde que Tom apareció en escena, ha perdido toda oportunidad para convertirse en presentador del telediario. De hecho, ya no le llaman para nada.

broadcast news 19

Jane intenta consolarle, pero Aaron le confiesa que está enamorado de ella. ¿Cómo decirle, entonces, que a ella le interesa más el rubio? Aaron no es feo. De hecho, si se dejara crecer la barba encarnaría casi a la perfección el estereotipo masculino actual, pero el problema es que es un desastre. Ni tiene ambición, ni la deja de tener, ni se esfuerza, ni se rinde, una media tinta muy poco atractiva. Jane se hace un poco la sueca y se vuelve a la redacción a llorar. Pobre, nada le sale bien. Tom, mientras tanto, ha aprendido mucho de cómo funciona la televisión y se marca un reportaje sobre una joven que ha sufrido abusos, con bien de primeros planos, lloros y mocos.

vlcsnap-2013-09-18-12h24m18s133 vlcsnap-2013-09-18-12h24m56s8 vlcsnap-2013-09-18-12h25m09s140 vlcsnap-2013-09-18-12h25m24s30 vlcsnap-2013-09-18-12h25m29s81 vlcsnap-2013-09-18-12h25m31s102

De hecho, hasta se graba a él mismo soltando una lagrimilla. El resultado reblandece el corazón -ya un poco tocado- de Jane. Tom ha hecho el reportaje para ella, necesita su aprobación, que le diga que es un buen periodista. Ella lo admite, a regañadientes, pero lo admite. El amor está a punto de surgir.

Tom le pide a Jane que le acompañe a la cena de los redactores, un evento de gala donde acuden los principales profesionales de la televisión. Jane acepta sin dudas, muy emocionada ante la perspectiva de su primera cita. Aaron aprovecha el momento para pedirle al jefe que le deje sustituir a Tom en la noche de la gala. Como nadie quiere trabajar esa noche, le dicen que sí. Él se lo toma, incomprensiblemente, como una oportunidad. Jane elige un vestido palabra de honor, negro a rayas blanca y largo hasta el suelo. Se hace una permanente en el pelo y lo adorna con unos ganchitos.

vlcsnap-2013-09-18-12h32m13s19 vlcsnap-2013-09-18-12h32m17s59

Cree ir muy guapa, tanto, que mete un paquete de condones en el bolso por lo que pueda pasar. La cuestión es que no había contado ella con que le registrarían el bolso antes de entrar a la fiesta, pudiendo sacar el paquete de condones delante de todo el mundo, así que, avergonzada, decide llevarse a Tom de la fiesta e ir a darle besos a la calle.

vlcsnap-2013-09-18-12h34m01s53 vlcsnap-2013-09-18-12h34m11s182

Está claro que el amor es correspondido y que esa va a ser su noche, pero Jane, antes de ir a casa de Tom, opta por pasar a ver cómo le ha ido a Aaron en el informativo. Tom, en lugar de mandarla a la mierda, le dice que le esperará en casa. Guapo, rico y paciente, ¿qué más se puede pedir?

vlcsnap-2013-09-18-12h35m20s99 vlcsnap-2013-09-18-12h36m34s72

Aaron está fatal. Su primer telediario ha sido una de las peores cosas que han pasado en televisión. En cuanto empezó a dar las noticias, un ataque de sudor infinito se apoderó de su cuerpo, empapándole el pelo, la cara, la camisa y seguramente hasta el suelo del plató. Su carrera está acabada. Menos mal que Jane está allí para consolarle, o eso pensaba él. Jane, viendo el percal, le dice que tiene que irse, que Tom está esperándola en casa.

vlcsnap-2013-09-18-12h40m01s96 vlcsnap-2013-09-18-12h40m07s156 vlcsnap-2013-09-18-12h40m10s186

Aaron se vuelve loco y le dice que se marche, que está enamorado de ella y que le deje en paz. Jane, viéndole tan mal, llama a Tom y le explica el asunto. Tom la manda a freír espárragos y le dice que no se moleste en ir. Normal, pensarán ustedes, pues no para Jane, que no se explica qué ha podido pasar para que cancele la cita. Aaron, que ya ve que no va a conseguir nada, le dice que se marche a casa, que allí no pinta nada. Al final, ninguno de los tres consigue avanzar en el terreno sentimental, pero lo peor es que en el profesional tampoco les va a ir mucho mejor.

vlcsnap-2013-09-18-12h47m39s65 vlcsnap-2013-09-18-12h47m41s84 vlcsnap-2013-09-18-12h47m46s141

Al día siguiente, el jefe reúne a unos cuantos para decirles que le han comunicado un recorte de veinticuatro millones y que va a empezar la ronda de despidos. Como entonces no tenían un email donde mandar las cartas, se lo van comunicando uno a uno. La simpática becaria es la primera en caer. Luego, los señores mayores, las señoras y ya al final los técnicos. Jane es la única que sale ganando, pues la ascienden a redactora jefe. Aún así está muy apenada por el resto de sus compañeros. A Tom le comunican que van a trasladarle a Londres. Y a Aaron, de entrada, le ofrecen quedarse, porque saben que cogerá lo que sea y por un sueldo ridículo, pero les dice que se metan su trabajo por donde les quepa, que él se marcha a una televisión local, que allí es donde está el futuro. A Jane eso le da pena, pero tampoco mucha. Está más preocupada por Tom. Éste, que sabe que su relación va a terminar, le ofrecer irse de viaje lejos, los dos solos, para entregarse al amor. Ella acepta y quedan que se verán directamente en el aeropuerto. Aún tiene que despedirse de mucha gente y pasar por casa a por sus cosas.

Aaron está rabioso y antes de marcharse le dice a Jane que su Tom no es lo que ella cree, que revise las cintas de su reportaje sobre los abusos sexuales y verá. Jane va corriendo al set de montaje y allí descubre la gran tragedia.

vlcsnap-2013-09-18-12h51m27s41

¡Tom no lloró con el testimonio de la chica! Lo hizo luego, para intercalar el plano y que quedara más emotivo. Eso solo puede definirse con una palabra: ¡traición! Jane coge un taxi y se dirige al aeropuerto. ¿Cómo se atreve a faltar a la verdad, a mentir, a pasarse la ética periodística por el forro de los pantalones? Eso es mucho más de lo que una íntegra periodista puede soportar. Menos mal que ahora la historias de amor no son como en los ochenta, sino, no creo que quedara ninguna pareja en el mundo de la televisión. ¿Se imaginan al marido/mujer de cualquier reportero diciendo “te dejo por haber manipulado las imágenes”?

vlcsnap-2013-09-18-12h52m44s48 vlcsnap-2013-09-18-12h52m52s129 vlcsnap-2013-09-18-12h52m57s178 vlcsnap-2013-09-18-12h53m06s13

Pues eso, que menos mal que la vida ha evolucionado… Bueno, que hemos aprendido a separar el trabajo de la pasión, porque evolucionar, evolucionar, igual no.

vlcsnap-2013-09-18-12h56m43s135

Pensarán ustedes que ya no queda nada que decir, y en realidad, tienen razón. La película acaba con un flashforward de siete años, donde vemos a Tom dando una conferencia y presentando a su prometida en sociedad. Y no, no es Jane, es una tal Lila. Aaron está entre el público con su hijo -sí, se lleva a un niño de cuatro años a una conferencia-, y fuera, en la lluvia, les espera Jane. Los tres se reúnen momentáneamente y continúan sus caminos como si no hubiese pasado nada.

vlcsnap-2013-09-18-12h57m08s129 vlcsnap-2013-09-18-12h56m17s124

Bueno, Jane dice que tiene un novio desde hace tres meses pero se nota a la legua que miente. Y chan, chan, termina la película.

Si alguien ha aguantado hasta aquí se preguntará qué demonios pinta esta comedia romántica -que ni es comedia, ni muy romántica que se diga- en el blog del Dr. Insermini. Y no les falta razón. Pero, ¿acaso solo hay que reinvindicar un cierto tipo de películas? ¿Quién va a velar por la integridad de estos clásicos que han quedado marginados de la sociedad? ¿Por qué solo parecen tener derecho a permanecer en el tiempo películas como Pretty woman o Ghost? ¿Es mejor Julia Roberts que Holly Hunter? Y, sobre todo, ¿qué culpa tendrá Al filo de la noticia de que el vestido que lució Cher al recoger el Oscar ese mismo años eclipsara al resto de premiados y candidatos? Así que ya sabe, si algo les ha molestado, ni no han sabido entender nada de lo que he dicho, pueden dirigir sus quejas a Cher. Ella estará encantada de atenderles. Se lo prometo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: