Demasiada serpentina

open-windows-poster

(Spoilers mínimos)

Vaya por delante que me cae genial Vigalondo. Me gusta su energía y su incómoda posición dentro del cine comercial. Me gusta su capacidad para cabrear a la crítica más rancia, esa que debería desaparecer. Lo que menos me gusta de él es su afán por ser ocurrente todo el rato. La creatividad, el talento no es sólo eso, y tener buenas ideas no significa que lo que tengas entre manos vaya a acabar bien. Pero es un tío listo y seguro que esto ya lo sabe desde hace tiempo. Tenía muchas ganas de ver Open Windows. Me parecía que Vigalondo -declarado fan de De Palma- era el director ideal para hacer un serpentine thriller planteado en las ventanas del ordenador. Y vaya que sí. Si da vueltas la serpentina, y si hay ventanitas… Si escribo este post, como tantas veces, es para aclararme a mi mismo, porque salí del cine mareado, entre la decepción y el cabreo, oyendo voces en mi cabeza que gritaban a la vez: ¡Menuda mierda! ¡Aunque tiene cosas chulas! Cada vez había más voces contradiciéndose, pero por encima de todo no quería enfadarme con la película. Vigalondo se lo ha currado, lo ha dado todo (lo bueno y lo malo) y se ha tomado pero que muy en serio la premisa de hacer un thriller que transcurra en la pantalla de un ordenador.  Como él dice, es su película con mayor vocación comercial y a la vez también la más experimental. Me agota pensar en el esfuerzo que supone escribir y rodar una película como esta, y -olé sus huevos- le aplaudo el valor de entregarles a los productores un resultado final tan radical como este. Por todo ello quiero ser ecuánime y reconocer sus cositas. No puedes despachar una película así con un simple “es una mierda”. Vale, también hay mucho trabajo en una de Transformers pero no es lo mismo, ahí hay muchas cabezas pensantes y un ejército de técnicos trabajando a turnos..

Ver Open Windows ha sido como subirse a un coche de carreras y salir disparado fuera de él en la primera curva, propulsado por la fuerza centrífuga, caerte, rodar por los suelos y al levantar la mirada verlo dirigirse, enloquecido, hacia la meta. Lo ves desde la distancia porque tú estás fuera, y cada vez más lejos. Me parece que Vigalondo se preocupó tanto del mecanismo de relojería que hay detrás de su guión que se olvidó de algunas cosas tontas que hubieran contribuido a hacer el viaje más disfrutable o al menos poder seguirlo sin pegarte la gran hostia. En mi caso hubiera agradecido un poco más de humanidad en las relaciones entre los personajes, que no son más que objetos, para compensar el frío intelecto que hay en el diseño de una película tan complicada como esta.

Sasha-Grey-en-Open-Windows

La película empieza muy bien, con ese intro tan cachondo y la presentación de Dark Sky. El tono recuerda al arranque de Hermanas, cuando Margot Kidder se hace pasar por ciega en el programa de televisión. Pero pronto la cosa empieza a cambiar. Por muy bien que esté Elijah Wood, en ningún momento entiendo cómo se deja manipular tan fácilmente. Parece demasiado al servicio de lo que le tiene preparado el guionista. Esta es una licencia común en muchos thrillers y supongo que ni lo mencionaría si yo hubiera entrado en el juego, pero todavía estoy asimilando esto cuando entran en escena otros personajes aún más desconcertantes (los hackers parisinos). Poco a poco me voy alejando, aquí y allá aparecen destellos que prometen que la cosa puede mejorar, pero nunca dejo de ser un observador externo, y en un thriller es fundamental entrar en la película. No querer que maten a la chica, correr con el protagonista, odiar al villano. En este caso me daba igual lo que le pasara a Sasha Grey. Me da rabia porque Open Windows tiene los mejores referentes (La ventana indiscreta y Blow Out) y un montón de cosas chulas puestas en la pantalla. Los actores están todos fabulosos, la música acompaña muy bien la acción, y el juego multipantalla y la textura rara de las imágenes consigue a veces un efecto estético maravilloso. ¿Y toda esa parte final que no entendí filmada como lo de las peleas de Dune?

Ya lo he dicho, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Para mi ha sido una ocasión desaprovechada.

Anuncios

2 comentarios to “Demasiada serpentina”

  1. BAngBAng Says:

    Suscribo totalmente tus palabras. A la peli le falta humanidad, un poco de carne más allá de las preciosas tetas de Sasha Grey. Me resulta imposible llevar a cabo el ejercicio de inmersión y de suspensión de incredulidad que me exige la película. En el tramo final mi mente se hallaba a mil jodidas millas de lo q ocurría en pantalla. Y pese a todo, coincido en q no es una película en absoluto despreciable, yo quiero seguir atento a lo q haga Vigalondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: