Hollywood Ending

high noon 1 high noon 2 high noon 3 high noon 4 high noon 5 high noon 6 high noon 7 high noon 8 high noon 9

No había visto nunca High Noon (Sólo ante el peligro). No soy muy aficionado al western, y con el tiempo, estos clásicos como que dan pereza. Pero será porque me gusta mucho Vera Cruz, o porque vi un fotograma que me gustó, decidí que tenía que verla. La sorpresa que me he llevado ha sido importante, he disfrutado un montón viéndola. Incluso la canción, Do not forsake oh my darling, que siempre he odiado, acabó por gustarme. Me encanta que sea una película de pocos personajes, de apenas 85 minutos, que plantea con sencillez una situación tremendamente compleja, que puede extrapolarse todavía al momento actual. No me extraña que digan que High Noon es un western para la gente a la que no le gustan los westerns.

Disfruté mucho también con la exquisita dirección de Zinnemann (qué delicia esos movimientos de cámara tan elegantes y tan cargados de intención), la presencia de Katy Jurado (maravillosa es poco), el montaje de combustión lenta, y por supuesto, con el impresionante trabajo de Gary Cooper. Lo mires por donde lo mires es un clásico en todos los sentidos, algo cuasi perfecto, modélico, que resiste muy bien el paso del tiempo. Pero digo cuasi-perfecto, porque hay algo que, en mi opinión, estropea la película, o al menos hace que no explote del todo su potencial y que lo que podía haber sido una película revolucionaria se quede en algo más convencional y al hablar de ella digamos: ¿High Noon? Oh sí, es buenísima. Hablo de su final hollywoodiense. Sí, sé que no podía ser de otra manera, que Gary Cooper tenía que ganar al final, pero qué bonito hubiera sido… Conviene recordar que esta era una película algo incómoda para determinadas audiencias -en su momento se vio como una metáfora de lo que Hollywood estaba llevando a cabo con la caza de brujas y el mismo John Wayne condenó la película, llamándola antiamericana. Pero dejadme que os refresque la memoria y os diga de qué trata High Noon.

high noon 1952

Gary Cooper es un sheriff cincuentón que se ha casado con Grace Kelly, una joven cuáquera que vive lejos en una granja. Recién terminada la ceremonia se disponen a dejar el pueblo para siempre y poder dedicarse a tener bebés y cultivar remolacha. Técnicamente él ya no es sheriff. Pero en el momento de dejar su placa en la oficina se entera de que un peligroso forajido al que capturó unos años antes, durante el ejercicio de sus funciones, ha quedado en libertad. El criminal llegará en el tren de mediodía con muchas ganas de pegarle un tiro. Dos de sus compinches le esperan ya en la estación para recibirle y ayudarle en su sangrienta venganza. En un principio, puesto que ya no es sheriff y acaba de contraer nupcias, Gary Cooper se marcha en la carreta a toda velocidad, pero su conciencia le hace recapacitar. No puede dejar solo a su pueblucho. El sheriff en funciones (Lloyd Bridges) es un niñato putero que sólo sabe presumir y el relevo no llega hasta el día siguiente. Convencido de que es su deber, y pese al cabreo de Grace Kelly, Gary Cooper da la vuelta y regresa al pueblucho. Allí, su regreso es acogido con mucha tibieza. Algo en el aire indica que no les gusta nada que haya vuelto. El juez que condenó al forajido le dice que está loco y que él no piensa quedarse para que le peguen un tiro. Huye con lo puesto. Gary Cooper, en cambio, empieza recorrer el pueblo intentando reclutar ayudantes para el duelo que se avecina. Todo en balde. No le apoya ni el cura. Nadie valora su sentido de la responsabilidad, ni su valentía, ni que los últimos años haya convertido el sucio pueblucho en un lugar seguro para los niños. Lo que quieren es que se marche, así no tendrán líos. Él detuvo a ese forajido y por lo tanto es su problema, a ellos que les dejen tranquilos. Alguno, aquí y allá, le apoya, pero con la boca pequeña y cuando les propone que participen en el duelo, se escabullen o bien sus mujeres les prohíben ayudarle. Es maravilloso ver aflorar toda la mezquindad latente de un Dogville.

high noon gary cooper
¡Ojalá te mueras!

Finalmente, como bien indica el título español , Gary Cooper tiene que enfrentarse él solito a los cuatro indeseables. Y es aquí donde la película deja pasar la oportunidad de llevar su argumento hasta el límite y ser así una película radical. Disfruté mucho viéndola, sí, pero al terminar me quedé atontado visualizando el otro final, el que hubiera debido tener: después de ser repudiado por la amada comunidad, los pistoleros acorralan a Gary Cooper en la plaza del pueblo. Vemos retorcerse al sheriff. Todo en un ralentí eterno, lleno de ruido, con sangrientos insertos, de los proyectiles perforando la carne. Después, el silencio. Un cuerpo tirado en el suelo, un bulto rojo, brillante y mugriento. La gente en la ventanas, mirando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: