El arte de empezar

it follows 01it follows 02it follows 03

Viendo It Follows he vuelto a pensar en un tema que siempre sobrevuela el blog y del que finalmente nunca hablo: la forma en que un director decide abrir su película. It Follows me agarró y no me soltó desde el primer segundo. Con las imágenes de un barrio residencial filmadas con una luz mortecina por una cámara que gira hasta captar a una adolescente que sale corriendo de una casa en ropa interior y tacones, haciendo unos movimientos extraños y recorriendo un trecho en el camino hasta que, haciendo caso omiso de lo que su padre le grita desde la puerta, sube en un coche y huye. Todo el prólogo es precioso y terrorífico, concluyendo en ese plano ya icónico e inolvidable que no voy a revelar para no fastidiar a los que todavía no la habéis visto. No sólo me sumió de golpe en un estado de inquietud y mal rollo, me dieron ganas de aplaudir, de tan raro como es ver un principio que te sorprenda de esta forma.

Un comienzo es un momento muy delicado, decía Virginia Madsen al principio de Dune. Siempre he pensado que quien decía esto realmente era el propio David Lynch, que es un maestro en el arte de empezar una película. No se puede nombrar ningún título suyo que no tenga una secuencia inicial absolutamente impactante, preciosa, dirigida con toda la intención hacia la psique del espectador. Pensemos en los increíbles arranques de Eraserhead, Blue Velvet, los créditos de Wild at Heart con la música de Strauss sobre unas llamaradas que incendian la pantalla… Parece que Lynch, instalado en una dimensión superior desde su primerísimo primer largo, es de los pocos que son conscientes de lo decisiva que es la forma en que eliges empezar una película, al menos en un sentido tan profundo.

Quería aprovechar el efecto It Follows para empezar aquí una nueva sección sobre inicios de película que me gustan. No me refiero a que me parezcan bonitos, que de esos hay muchos, quiero decir principios de película electrizantes, que me enloquecen, que yo mataría por tener en mi película en el caso de que hiciera películas. No he necesitado mucho tiempo para elegir los tres primeros, porque son sencillamente mis favoritos.

Blast of Silence (1961)

El cine independiente y de serie B suele tener mejores comienzos que el cine mainstream. El arranque de Blast of Silence, con esa voz de fondo describiendo el nacimiento del protagonista, los ruidos del tren en marcha y ese plano en negro que se va abriendo a medida que se acerca al punto de luz que hay al final del túnel, es una absoluta genialidad. Es sencillamente el mejor comienzo que podía tener una película desquiciada y tan no-future como esta.

The Naked Kiss (1964)

Sam Fuller sabía un rato de cómo empezar una película. Sus películas suelen tener un arranque lleno de energía, son contundentes como las hostias que le da Constance Towers al tipo que la ha chuleado. Es difícil, casi imposible encontrar un comienzo tan explosivo como el de The Naked Kiss, que por si fuera poco culmina con ese increíble plano de Constance poniéndose la peluca sobre el que aparece el título.

Femme Fatale (2002)

Es precioso, evocador, emocionante, misterioso, da el tono perfecto para la increíble escena del robo que viene a continuación, todo en una maravilla de plano secuencia. Esto es cine, señores, y quien no lo entienda, no podrá entender tampoco la octava maravilla que es esta película.

Anuncios

2 comentarios to “El arte de empezar”

  1. Vayamos por partes.
    “Ut follows” la veré un día de esta semana en cuanto A. y los nenes me dejen tres horas libres (una maratoniana sesión de parque, por ejemplo). Le tengo ganas.
    Los tres principios que has puesto son maravillosos.
    Beso el suelo por el que filma Samuel Fuller. La sequedad, el nervio, la violencia, el estilo.
    Y me encantan los juegos de De Palma. Soy un gran fan de sus juegos (me encanta la divertidísima En el nombre de Caín, por ejemplo) aunque aún no me he atrevido a revisionar “La hoguera de las vanidades”. “Femme fatale” no la he visto, pero esa fantástica escena me hará remediarlo en breve.

    Estoy pensando en copiar / complementar esta sección en mi blog. Los principios de Insermini, los principios de Jorge.

    El último que me ha impactado es el de la comedia de terror “Detention” donde se marca el tono, humor, ironía y juego de toda la película. Si ese principio te gusta, la película apasiona.

    Si tengo su permiso, haré lo propio en mi blog. ¿Le parece?

  2. Por Dios Jorge, claro que tienes mi beneplácito. Me encantará ver tu aportación.

    Detention me la apunto. De La hoguera puedes pasar, pero Femme Fatale te la receto con urgencia. Creo que si sabes disfrutar de una maravilla tan incomprendida como Raising Cain, podrás admirar FF como se merece.

    Ah, y para ver It Follows, una recomendación, apaga todas las luces, sube el volumen y no me permitas interrupciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: