El everyman en problemas

never let go

En el género negro hay tres planteamientos narrativos que abarcan casi todas las historias posibles: el primero sería el que plantea historias protagonizadas por policías o detectives, a continuación, su reverso, es decir, cuando la estrella es el mafioso/ delincuente, y un tercer planteamiento, que sería en mi opinión el más atrayente de los tres, cuyas tramas no están protagonizadas ni por policías ni delincuentes, sino por hombres corrientes que se ven enfrentados a una situación que exige de ellos una respuesta violenta, ya sea contra la misma ley, o contra las bandas mafiosas. Su atractivo es evidente, son historias que tienen la ventaja de ofrecer un mayor nivel de identificación con el espectador. No se trata de mirar desde la comodidad del sillón algo que difícilmente podría ocurrirte a ti. Estas películas permiten que te pongas en lugar del protagonista y vivas con él su experiencia, que enloquezcas con él. Hay muchos puntos de partida. Puede suceder que la policía te busque por algún delito que no has cometido (I Am a Fugitive from a Chain Gang), que te veas arrastrado por una mujer fatal (The Killers), que simplemente estés harto de tener una vida del montón y decidas atracar el banco en el que trabajas (The Killer is Loose) o que la cosa empiece de la manera más tonta, como que tú seas un honrado trabajador que se acaba de comprar un coche y que al cabo de unas pocas semanas te lo roben, justo enfrente de tu lugar de trabajo, donde lo aparcas cada día.

never let go title

Así empieza Never Let Go (1960. John Guillermin), una película perfecta para ver este noirvember, seguramente la que más he disfrutado en mucho tiempo. Me gusta ver en problemas al hombre corriente pero me gusta especialmente cuando este, lejos de actuar con cabeza, se deja poseer por la obsesión y actúa de manera descontrolada. Además, en este caso no han asesinado a tu mujer, ¡¡Te han robado el coche!! Lo mejor de Never Let Go viene de ahí. De cómo a veces el click que inicia una espiral de locura y violencia, que amenaza con destruir el mundo que has construido, el que te lleva a sacar tu yo más negro, viene provocado por algo tan banal. La odisea de Johnny (Richard Todd) es la de un hombre que nunca quiso enfrentarse al mundo. Simplemente debe recuperar su coche. Podría sucederte a ti.

never let go 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: