Les seines de glace, 1974

Les seines de glace 06 Les seines de glace 04 Les seines de glace 07

Un título que dejé pasar en la Guía sobre Richard Matheson es esta extraña producción francesa que adapta su novela Someone is Bleeding, publicada en 1953. En la guía digo erróneamente que se trata de un título difícil de encontrar, cuando al menos en Francia está editado en DVD. Ahora se puede encontrar en la red sin mucha dificultad. Tampoco me importó mucho renunciar a ella porque sabía que tendría muy poco que ver con el autor. En una entrevista, Matheson reconocía haberla visto en alguna ocasión pero aseguraba que no le había dejado ninguna huella. Era incapaz de recordar nada más allá de la presencia de Alain Delon y de que era una versión bastante libre de su novela. Dicho esto, es mejor olvidarnos de Richard Matheson para hablar de esta película, porque ciertamente poco o nada tiene que ver con él, un título a caballo entre el cine de autor y el cine comercial de la época, que sólo podía surgir de una cinematografía como la francesa. George Lautner, su director, tiene una carrera repleta de éxitos, en la que se mezclan todos los géneros. En Los senos de hielo parece que decidió mezclarlos todos en una misma película, porque es comedia, es film noir, es cine de terror, es drama pasional…

Les seines de glace 03

Mireille Darc interpreta a Peggy, una mujer fría y aséptica como un cuarto de baño que ejerce una fatal influencia en los hombres. Es una especie de zorra de hielo inexpresiva de turbio pasado a la que todos quieren proteger y llevar a la cama. Pero ella siente repugnancia hacia el acto sexual y elude siempre la situación. La película se vuelve más interesante cuando descubrimos que además es una asesina.

vlcsnap-2016-07-01-18h59m04s331

Alain Delon, que interpreta al “abogado más guapo de Francia” – según comenta el protagonista en un diálogo- vive en una casa preciosa en Niza, no muy lejos de la casa donde tiene instalada a Peggy. En esa casa, la inescrutable mujer vive en constante terror, pues el criado está obsesionado con ella y se pasa las horas recortando fotos de modelos de las revistas y jugando con barbies que se parecen a ella.

Les seines de glace 11 Les seines de glace 10

Todavía no he hablado del protagonista (Claude Brasseur), un tipo que escribe para televisión y que es de esos tipos que nunca hablan en serio y se pasan el rato haciendo chistes. Es lo que menos me gustó de la película, por eso no voy a poner capturas de él. Prefiero el aplomo de Delon y las escenas en su lujosa casa. Realmente uno tiene la sensación de estar pasando el invierno en Niza.

Les seines de glace 20 Les seines de glace 08 Les seines de glace 16lesseins2

El triángulo que forman estos tres personajes es como el que formarían Woody Allen, la Deneuve de Repulsión y el personaje de una película de Jarmusch. Ella pasa de sentir desprecio por el guionista a reírle los chistes, cosa que alimenta sus ilusiones, pero no lo olvidemos, ella es una asesina y cada vez que comete un crimen acaba volviendo a los brazos de Delon. Como sucede cuando finalmente le clava las tijeras al sirviente voyeur.

Les seines de glace 14

También es desconcertante la mujer de Delon, una mujer que realmente no parece muy molesta por la obsesión que su marido siente por Peggy.

vlcsnap-2016-06-29-13h15m26s506

Hay una escena en unos apartamentos bastante confusa. El guionista y Peggy van en busca de un apartamento para ella y todo es muy fantasmal. La música de Philippe Sarde que se repite durante toda película (y que recuerda mucho a la melodía de Il y a pas d’amour hereux), deja de sonar y en su lugar suena algo más cercano a Claudio Simonetti. Hay carritos de bebé abandonados y apagones de luz. El guionista es golpeado y Peggy escapa en un ascensor. De repente es como un giallo.

Les seines de glace 17Les seines de glace 19

Sin duda lo mejor de la película es cuando en la parte final Peggy sorprende al espectador apareciendo desnuda y lista para entregarse al acto sexual, anticipando los grandes momentos que en el futuro nos daría el cine de Paul Verhoeven.

Les seines de glace 23Les seines de glace 22 Les seines de glace 24

Pero lo más desconcertante de todo es la última escena, en la que después de todo lo visto se nos exige que nos pongamos serios y aceptemos que Los senos de hielo es una película de hondas pretensiones, un drama pasional más grande que la vida. Y así, sin prepararnos demasiado nos lleva a un desenlace tremendo. Delon, consciente de que Peggy va a terminar en un psiquiátrico la lleva a un hermoso paradero en la montaña y le pone una pistola en la cabeza. Mireille Darc pone cara de nada, la única cara que le hemos visto en toda la película.

Les seines de glace 025 Les seines de glace 027

Así termina una película que no era para nada lo que había esperado. No era mi intención usar un tono irónico para hablar de ella, ni que pareciera una entrega más de la extinta sección Todo Spoilers, pero yo no me he inventado nada. Todo lo que digo está en la película. Y si lo pienso, ahora que la he contado aquí en el blog la entiendo mejor y me gusta más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: