Devolvedme la suciedad

moby-dick

Una cosa que me encanta y que me divierte es observar cómo las cosas pasan de moda y se quedan viejas. Eso significa que hay un relevo, que hay algún avance, y eso es una bofetada en los morros a toda esa gente que desea el estatismo y se niega a evolucionar. Pero los avances conllevan siempre una parte traumática, que no es fácil de asimilar, y que casi siempre provoca que uno acabe prefiriendo el territorio cargado de emoción, o sea, lo viejo, el pasado. En esa tesitura me encuentro ahora mismo. Queriendo abrazar lo nuevo y defenderlo pero a la vez sentir que lo único que me pone de verdad es lo viejo. Y toda esta esquizofrenia viene provocada por el hecho de haber ido al cine a ver una de mis películas favoritas, el Moby Dick de John Huston, de 1956. La película me gusta por muchos motivos, no sólo por cómo Huston se apropia de los temas de H. Melville y consigue construir un discurso muy personal, que conecta esta película con todo su mundo. Me produjo shock verla por primera vez proyectada en 35 mm. y – aunque la proyectaron en un formato cuadrado que no es el original y el que tocaba- me di cuenta con mucho horror de que la belleza de la película era aún mayor de lo que yo pensaba, y que el blu americano que tanto me gustaba era en realidad un falseamiento muy evidente, por no decir que una estafa. Vista en cine, la paleta cromática era otra, los trucajes y efectos cantaban más, la experiencia estética era muy distinta. Sin mencionar el hechizo que supone verla en la oscuridad de una sala. Yo que desde aquí, tantas veces he expresado mi éxtasis al ver tal o cual película en calidad superlativa, a partir de ripeados excelentes de copias superiores, me di cuenta de golpe de que la era del blu y del 4k y todo lo que está por venir, será muy amazing, pero, para los que hemos conocido lo anterior supone una pérdida irreversible. Sé que no digo nada nuevo y que esto lo pensáis muchos. ¿Qué es mejor? ¿Ver El halcón maltés en blu o ver una copia con rallajos y con el brillo y el contraste originales? Ahora Criterion ha editado Multiple Maniacs, y me escandaliza ver las imágenes tan limpias de una película que nunca hasta ahora, ni cuando se proyectó su primer puto master, se ha visto con esa nitidez y calidad. Lo sucio debe permanecer sucio, pero eso ya no es posible. Es el signo de los tiempos, y así debe ser.

angela-blurayangela-original-dvd

Con el cine que se estrena ahora sucede exactamente lo mismo. Como pre-millenial siento una antipatía difícil de vencer hacia estos brillantes cachorritos que estrenan sus primeras películas y son ya, desde la primera, perfectas. Les han enseñado que un desenfoque es imperdonable y que el montaje debe ser smart, muy smart, que no aburra ni por un segundo. ¿Os imagináis que las primeras película de Almodovar, de Cronenberg, los Arrebato, Clerks, Henry, Portrait of a Serial Killer, hubieran sido todas perfectas técnicamente? ¿Que la luz estuviera siempre bien, que el contraplano entrara siempre en el momento justo??? Para mí es un horror. Y estos cachorritos tampoco tienen la culpa de ser perfectos. Es simplemente lo que se espera de ellos. Por eso uno debe hacer el esfuerzo de mirar más allá de su pulcritud, de su no-aburrir, y estar dispuesto a valorar lo que hay detrás.

Me inquieta que nos acostumbremos para siempre a la perfección técnica de un plasma, de un blu. Sé que como pasa con los vinilos y la música, va a haber siempre una reacción contraria a este mundo nuevo donde todo es per-fec-to. Habrá webs que permitan acceder a las copias de las películas viejas con sus colores y fallos antiguos. Algo se inventarán. Probablemente no tarde mucho en volver el VHS. Lo que veo en el horizonte como espectador y amante del cine no me  gusta. Está muy relacionado con lo que se está viviendo en todos los campos. En el futuro la gente será toda delgada y todos tendrán la misma cara. Follarás con alguien que es exactamente igual que tú. Todo muy disturbing, así que dejadme que termine de forma apocalíptica. En el mundo que nos espera estamos más cerca de morir que nunca. Sin errores no hay aciertos ni emoción. Necesitamos la suciedad para revolcarnos en ella, para chuparla y hacernos amigos suyos, necesitamos inocularla en nuestro organismo para acostumbrarnos a ella y que no nos mate. En un mundo libre de patógenos, la más leve anomalía nos va a exterminar a todos de golpe. Me cago en los bluray de Moby Dick, en Whiplash, y en todo lo que huele a smart. Por favor, enguarrad vuestras películas, devolvedme la suciedad. Me da la vida.

liz-smart

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: