Todo era tan caro

robocop 2

Hace unos meses Martin Scorsese recogía un premio en el TCM Fest de Los Angeles y su discurso de aceptación tuvo un poso de tristeza y desencanto. La frase que inmortalizaron los titulares fue: “Scorsese dice que el cine se ha vuelto barato”. Realmente lo que dijo es que el cine se había equiparado a otros tantos fenómenos audiovisuales, y se había convertido en un “contenido” más, se había devaluado su, digamos, antiguo estatus. Me gustó que el mismo Scorsese hiciera una declaración así porque es algo que está en el aire y que conviene abordar. El tono lastimero ya no lo comparto. Me recuerda a ese sentimentalismo propio de los cinéfilos que se pasan la vida diciendo que nadie tendrá nunca el sentido de la aventura de un John Ford. (Risas) Las declaraciones de MS están plenamente enmarcadas en esta época en la que el cine indiscutiblemente ha perdido el lugar que ocupaba hasta hace tan sólo 10 años, y festivales como el de Cannes terminan bajándose las bragas ante Netflix cuando su  intención primera era la de “a ti ni un besito en los morros”. Por otra parte no ha lugar una discusión sobre el tema. ¿Se ha vuelto el cine barato? Absolutamente. Ninguna duda. Pero es que además resonando de fondo en el discurso de MS, se puede oir eso de que en EEUU ya sólo hacen películas para niños y adolescentes, que es donde está el dinero. La qualité, el cine adulto ha entrado en una fase de desintegración. Su presencia terminará siendo puramente simbólica y decorativa, que no tendrá mucho más sentido que los libros que unos recién casados compran en lote para ponerlos en el mueble del comedor. Reafirmando esta idea, Lynch dijo hace poco que ahora mismo el arthouse ya sólo tiene lugar en la televisión de cable. Aunque no lo mencione en su discurso, Scorsese está sufriendo todo esto de forma muy parecida a como en sus inicios allá por los 70 las vacas sagradas de la vieja guardia hollywoodiense se sintieron amenazadas por esos jóvenes barbudos (los Coppola, Spielberg, Lucas, De Palma y el mismo MS). Esta vez es un fin de ciclo, no un mero cambio de piel como entonces. Seguro que habrá alguien ahí fuera que diga que soy un alarmista, y que con una sonrisa tonta en la cara piense: “pues yo no estoy de acuerdo, el cine no se ha vuelto barato, de hecho las películas de superhéroes cuestan una burrada y tienen un trabajo detrás brutal, por no hablar de la evolución del CGI y del tiempo que dedican los estudios a renderizar cada plano”. Y yo digo que por supuesto. Que todo eso es muy cierto. Para comprender el verdadero significado de la expresión el-cine-se-ha-vuelto-barato es preciso hacer un ejercicio mental. Hay que viajar en el tiempo. Dejadme que haga un símil. Cuando leía las memorias de Isadora Duncan me divirtió especialmente la parte en la que describía sus partos. Era en los primeros años del siglo XX. Isadora hablaba con toda crudeza de cómo habían sido sus partos y del dolor brutal que había sufrido durante ellos. Si no recuerdo mal los equiparaba a los tormentos de la Inquisición y terminaba haciendo un llamamiento a la Humanidad para que se avanzara en esos temas y las mujeres dejaran de pagar un precio tan alto por traer vidas al mundo. No olvidemos que hasta no hace tanto muchas mujeres morían  tras dar a luz. Un siglo más tarde existe la epidural, las intervenciones de cesárea y muchas mujeres pasan por el trance de parir casi sin despeinarse. Y digo yo ¿no se ha vuelto barato el parto de las mujeres? Totalmente. Y está bien que así sea. Es algo propio de la evolución. Si no os ha convencido este argumento pongo otro sobre la mesa. Entrad en una librería y mirad los libros que hay expuestos, fijaos en la impresión, en los temas, en los autores, muchos son gente que no ha escrito el libro, sólo se utiliza su imagen y su firma porque su rostro sale en televisión. Yo mismo puedo escribir un libro, llevarlo a una imprenta y tirar unas copias. Pensemos ahora en los libros de hace 100, 200 años. El proceso de impresión era laborioso y delicado. Cada parte requería tiempo y un mimo detallista. A menudo llevaba unos grabados increíbles, los libros pesaban y había ediciones limitadas encuadernadas con todo lujo. Comparar el libro de antes con el de ahora es casi como comparar la catedral del Duomo como un McDonalds de extrarradio. Los libros, como la maternidad, como los coches, como la ropa, como las revistas, como el cine, se han vuelto baratos. El cine es un contenido más. Lo tienes ahí en tu plataforma de streaming. Lo más probable es que si decides elegir una película la tengas puesta de fondo en el portátil mientras haces otras cosas. El color, el detalle, el mundo que construye, no te interesa. Te interesa saber de qué va y es muy probable que nunca termines de verla o que pases al siguiente contenido porque, mira, un capítulo de Kimmy Schmidt me viene mejor, que a las 8 he quedado. Scorsese no acepta esta nueva realidad y es muy normal, porque va en su contra. Cuando su Silencio pasó por las carteleras de todo el mundo sin que nadie le prestara atención algo debió hacer click en su interior. Yo le digo a Marty: “querido, la gravedad es ahora otra muy distinta, puede que en los 90 tu película hubiera tenido una carrera comercial digna y que incluso le hubieran caído unas cuantas nominaciones al Oscar, pero en 2018 nadie va a decir uuuh cómo me apetece ver esta película de 3 horas que ha hecho Scorsese“. ¿Reside toda la culpa de que ya no queramos ver Silencio de Martin Scorsese en el hecho incontestable de que el cine se ha vuelto barato? Igual si hubiera sido una mejor película, más acorde con lo que las masas demandan, hubiera hecho más ruido. ¿Que algo se vuelva barato es intrínsecamente malo? ¿Son los niños nacidos por cesárea peores que los nacidos a lo indio? ¿Es mejor un libro porque esté editado en 1860 en una imprenta de Ginebra? ¿No será en el futuro todo barato?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: