Archivo para Cartas

Don’t mess with Phyllis

Posted in Movies with tags , on 03/06/2013 by doctorinsermini

Querida Phyllis, recientemente alguien que te quiere mal ha dicho cosas horribles de ti en mi facebook (maldito facebook!). Sigue leyendo

Letter to Sofia

Posted in Movies with tags , on 25/03/2012 by doctorinsermini

Querida Sofía:

No sé muy bien porqué te escribo esta carta. No te conozco muy bien y ni siquiera he visto todas tus películas. Sé que el impulso ha nacido en el momento en que he leído por ahí que vas a rodar una nueva  película. Una cosa muy cool sobre ladrones adolescentes ambientada en L. A. Estoy seguro de que será una revisión postmoderna de ese género. Un Perros Callejeros de baja cilindrada con muchos neones y diálogos intensos. Dicen que saldrá Emma Watson y que tú estás muy contenta con el reparto que has conseguido reunir. Ahora no recuerdo quienes son pero seguro que también son muy guays. Deja que te diga, no tenía ni idea de que Emma Watson fuera una actriz guay, has tenido que ser tú la que me lo haga ver… como tantas otras cosas.

Quiero ser sincero, Sofía. No me caes bien. No quiero que esta sea una carta irónica porque estoy en una etapa de mi vida en que siento rechazo por las ironías, al menos por las que son demasiado facilonas. Creo que la gente abusa de ellas y que les hace parecer idiotas. Pero me estoy saliendo del tema. No me caes bien y te escribo para decírtelo. Puede que también para intentar comprenderte, como me pasa con las cosas que me dan rabia. Sé que vives en un pueblo del sur de Francia, donde vives muy tranquila y puedes tomar un vino blanco exquisito en una terracita sin que nadie te moleste. Eso me da envidia. No me dan envidia ni tu éxito ni todos tus premios, que déjame decirlo, no creo que merezcas.

Pero no siempre me has caído mal. Recuerdo cuando papá te sacó en El Padrino III y la crítica te despellejó, llamándote intrusa y poco menos que feúna. A mi no me pareció que estuvieras mal. Al fin y al cabo eres mucho más italiana que Winona, que era la actriz que tenía que haber hecho tu personaje. Este traspié hizo que sintiera simpatía por ti, siempre me cayeron bien los losers.

Debe ser duro tener un padre como el tuyo, que lo ha sido todo en el cine. Una chica como tú, sensible, con ganas de expresarse y de ser reconocida. ¿Cómo escapar de la oronda y descomunal sombra de papá?

Decidiste ser moderna. ¿Qué otra cosa podías hacer? Te enrollaste con Spike Jonze y saliste en ese video tan chulo de los Chemical. Ahí me di cuenta de que había Sofía Coppola para rato. Estás genial en el video, incluso diría que sexy. Es la vez que más me has gustado. ¿Qué sucedió para que llegaras a caerme tan mal? Veamos.

Rompiste con Spike y te liaste con Tarantino. De genio a genio y tiro porque me toca. Porque tú lo vales. Lo vuestro no duró mucho pero he leído sobre las interminables veladas que pasabais juntos papá, Quentin y tú. Me hubiera gustado veros por un agujero, a los tres juntos, mientras Quentin le recordaba a tu padre detalles de sus películas que ni él mismo conocía. Pero en esta época tú ya eras musa de la modernidad. Empezaste a colaborar con diseñadores y marcas de moda. He leído que Marc Jacobs hizo un bolso inspirado en ti: The Sofia Bag.  Y claro, te hiciste directora de cine.

Para mi, Las Virgenes Suicidas ejemplifica muy bien lo que pienso de ti. Una película llena de buenas ideas, podía haber estado bien. La adaptación de una novela de culto con un reparto estupendo y los Air poniendo la música. Y no nos olvidemos, las teen tragedies son lo más. Resultado: una película calculadamente incómoda, con algunas audacias en la puesta en escena que deberían revelarte como la nueva gran promesa del cine indie. Lo que yo vi: un quiero y no puedo, un artefacto arty insincero. Capricho de niña rica. Empezaste a caerme gorda.

Photobucket

Lo peor vino después. Con Lost in Traslation lo petaste. No la he visto y sé que muchos dirán que está muy bien y que tengo prejuicios, blablabla. Bobadas. La niña rica se va a Tokyo. Quiere ser WKW o Tsai Ming-liang. ¿Porqué será que me acuerdo ahora de Isabel Coixet? Me gustaría saber si os conocéis. ¿Sois fans mutuas? Deberiáis. No, Sofía, no quiero ver Lost in Traslation. No soy una chica melancólica que consume cupcakes y actualiza su tumblr retrochic desde un Starbucks. A mi no me engañas y me gustaría saber qué opina realmente papá de la peli, ahora que él no se come nada en su faceta de outsider. Perdona que te diga pero tú nunca harías una peli tan buena como Dementia 13. Lo que sí puedo imaginar es lo que opina Bill Murray, que todavía se está descojonando del éxito de la peli. A él le nominaron al Oscar pero a tí te lo dieron. Para partirse de risa.

Aquí ya me caías bastante gorda. Por fin liberada de la sombra de papá te creíste por fin Madame La Directrice. En Cannes se proyectó esa ensalada posmoderna que fue Marie Antoinette. Tan encumbrada estabas que seguramente ya te veías con la Palma de Oro bajo el brazo. Esa sí que la he visto y oye, podía haber estado muy bien, pero reconocelo Sofía, la película no gustó -a mi tampoco. Echaste a perder una buena idea, mostrar a Maria Antonieta como la Paris Hilton de su época, corriendo por los pasillos de palacio mientras suena New Order a todo trapo. No te lo perdono. Valoro el riesgo de hacer una peli así después de ganar un Oscar pero te diste de morros. La alquimia de los elementos, que eran muchos, volvió a fallar. No eres lo que pretendes.

Lo último que supe fue cuando en el Festival de Venecia presentaste Somewhere y estuviste de lo más reseca y antipática en la rueda de prensa. Pero bueno, ¿que te has creído? ¿Ahora quieres ser Godard? Por cierto, me encanta que reivindiques a Stephen Dorff, pero ¿rodar en el Chateau Marmont?  Ten cuidado Sofía, se te ve mucho el plumero y te estás volviendo previsible.

No creo que vea tu nueva película. The Bling Ring se llama. Quizá los ultimos fracasos te hayan bajado los humos y te salga mejor. No lo sé. Por mi parte te aconsejo que lo dejes estar. Tuviste tu momento de gloria y conseguiste algo muy difícil, dejar de ser la hija de papá Coppola. A lo mejor incluso algún moderno descerebrado ha señalado a tu padre y, mientras se atusa las greñas, ha dicho: “mira, creo que aquel señor barbudo es el padre de Sofia Coppola”.

No hagas más películas. Podemos vivir sin ellas y sólo conseguirás que el mundo descubra lo que algunos ya sospechamos, que no tienes un mundo propio. Y dime tú, ¿Qué es un artista sin eso? ¿Qué tiene que aportar?

Y así me despido, sé que mi carta no es amable y que a lo mejor es injusta, pero es lo que pienso. Ah, y no hace falta que me respondas. Sé que nunca la leerás.