Archivo para Charles Bronson

El clásico gay de Charles Bronson

Posted in Movies with tags , , on 24/07/2017 by insermini

vlcsnap-2017-07-24-10h02m33s031vlcsnap-2017-07-24-10h02m49s255

The Mechanic (1972) es un clásico del cine setentero muy querido por los fans de Charles Bronson, que en España se estrenó con el título de Fríamente,… sin motivos personales. La película cuenta la relación que se establece entre un experimentado asesino a sueldo (Bronson) y un joven con aspecto de surfero bastante pretencioso (Jan-Michael Vincent).  Un argumento original de Lewis John Carlino, un interesante guionista y director en cuya filmografía se mezclan clásicos como Seconds, joyas reivindicables como la película de gangsters Crazy Joe y la TV Movie Donde está todo el mundo. Es posible rastrear en su cine un evidente interés por la masculinidad pasada de rosca, y al menos para mí, alguien que debutó en la dirección adaptando a Yukio Mishima y firmó el guión del clásico bóller La zorra está acreditado de sobra como una personalidad a tener en cuenta cuando se acerca a un tema como las fronteras del macho-man. Será cuestión de localizar su segunda película El don del coraje (1979), en la que incide sobre el tema de la masculinidad y esa presión social que de forma pasiva exige a los hombres mostrarse públicamente como machos alfa.

vlcsnap-2017-07-24-12h54m20s974vlcsnap-2017-07-24-12h54m22s644vlcsnap-2017-07-24-12h54m24s450

En este marco, comprendo mejor lo que he visto en The Mechanic. Una película que en su nivel más aparente es una película de acción más, otro vehículo a la medida de Mr. Bronson, pero que en un nivel más profundo, y creedme, no hay que rascar mucho, habla sobre la peculiar relación que se establece entre dos hombres muy machos, que encuentran en la violencia y en sus refinamientos el lenguaje que necesitan para expresar unas emociones que no pueden ser nombradas. No soy el primero en advertir este subtexto gay. Sólo un vistazo en google me ha bastado para comprobarlo, aunque sí echo en falta en las entradas que he encontrado sobre el tema, un detenimiento más concienzudo sobre la que para mí es una película muy radical. Su descubrimiento ha sido importante porque maneja conceptos generalmente explotados de forma tímida por el cine, que tiene que ver con los códigos que desarrollan los hombres en ambientes muy masculinos y que tipifican relaciones a las que no resulta fácil poner nombre. En este sentido The Mechanic merece ser jaleada como una película tremendamente audaz, que cumple su función como cine comercial que gusta al target masculino al que va dirigido pero que además aprovecha la imagen hipermasculina de Bronson para contarnos esa otra historia.

vlcsnap-2017-07-24-10h11m07s976

Los lectores que adoráis al icono encontraréis fastidioso todo esto y esgrimiréis argumentos como que en la película Bronson visita a su enamorada y hace el amor con ella. A su vez Jan-Michel presume de su éxito con las muchachas, por más que lo que nosotros vemos de él no es otra cosa que una indiscutible fijación por daddy Bronson. Para mí, y sospecho que Carlino me daría la razón, todos estos líos de faldas significan otra cosa, son los subterfugios que el macho utiliza para reafirmar su hombría ante el mundo y ante sí mismo. Hay además una escena maravillosa, que reafirma con una contundencia nunca vista esta idea. Una escena que además de ser brutal e incorrecta en 2017, es una de las más bellas y radicales escenas de amor entre dos hombres que yo he visto en el cine.

En la película Bronson recibe el encargo de asesinar a un amigo suyo (Keenan Wynn). Cumplida la misión se produce un acercamiento entre éste y el hijo del muerto, el quaperas de aspecto atlético Jan-Michael. Desde el principio me resultó chocante la atracción que se da entre los dos. Sorprende que Bronson, un asesino frío que vive aislado del mundo, se abra sin más a este joven y lo tome como protegido. Unos dirán que lo hace por compasión, y que, cosas de la edad, le ha llegado ese momento en el que piensa en el retiro y porqué no, decide dejar que su lugar lo ocupe una versión joven y mejorada de sí mismo. Muy plausible. Pero más plausible aún resulta la otra lectura.

Bronson y el muchacho coinciden en el funeral. Éste arrastra a Bronson hasta su casa, donde ha preparado una gran fiesta. El ambiente infernal que reina en la casa no es agradable para ninguno de los dos. Una llamada de teléfono de una tal Louise les da la excusa para abandonar la fiesta. La chica que llama es una amante de Jan-Michael, que despechada por las pocas atenciones que recibe le comunica que ha decidido suicidarse y que le invita a presenciar su final. Los dos hombres acuden juntos a esta escena. La chica sentada a lo indio en el suelo hace su papel de mujer despechada y en su discurso lastimero intenta pulsar la teclas que empujen a su hombre a rescatarla de un final tan trágico. ¿Qué hace él? Ridiculizar a la mujer y pavonearse delante de su amigo del poder que ejerce sobre el género femenino. Ella, enfadada, se corta las venas. Primero de una muñeca y luego de otra. Jan-Michael se sirve una copa de vino y le ofrece otra a daddy Bronson. Mientras la chica se desangra Bronson observa la escena en silencio, no hace absolutamente nada para evitar la tragedia. Louise quiere saber cuánto rato tardará en morir. Jan-Michael Vincent bebe de su copa y sonríe. Saborea el momento. Una mujer bonita se está matando delante de él, y de Bronson.

vlcsnap-2017-07-24-10h17m49s341vlcsnap-2017-07-24-10h17m28s295vlcsnap-2017-07-24-10h17m33s124

El logro último de este macho-man no es hacerle el amor a la mujer que le ama. Es matarla, humillarla delante de otro hombre. Bronson, fascinado, capta el mensaje. El suicidio de la joven es una ofrenda que le está haciendo, una promesa incondicional. Al aceptarla, Bronson, suscribe la misma promesa. Poco importa que finalmente Jan-Michael le entregue las llaves del coche a la muchacha y le diga que está en su mano acercarse hasta el hospital más cercano. Hubiera sido demasiado radical que finalmente muriese, pero esto no le quita fuerza, porque lo que la escena visualiza es la fantasía del macho de liberarse para siempre de la mujer, y poder entregarse sin condiciones a su mundo de hombres. Este es el tema verdadero de The Mechanic. Todavía resulta trangresora y valiente una historia como esta. Es tremendamente sexy ver en la pantalla cómo estos dos hombres desarrollan juntos su propio código. Según él las relaciones sexuales están fuera de lugar. Saben que nada les va a unir tanto como matar juntos. Charles Bronson debería estar orgulloso de tener The Mechanic en su filmografía.

Anuncios

Saca al psicópata que hay en ti: El justiciero de la noche

Posted in Movies with tags , on 15/02/2013 by insermini

death_wish_ver2

Death Wish (1974) fue un hito del cine setentero que generó encendidos debates en torno al hecho de que una persona cualquiera pudiera saltarse las leyes e ir por ahí exterminando a los malhechores que hacen de este mundo un lugar peligroso y horrible. Además de ser el mayor éxito del tándem formado por el realizador británico Michael Winner y Charles Bronson, la película tuvo el dudoso honor de ser la primera piedra en el subgénero “justicieros anónimos”, que después harían suyo los “action heros” de los ochenta. En esta nueva entrega de  Todo Spoilers os invito a que veáis conmigo este clásico del cine ultra, repleto de momentos WTF y pieza indiscutible de cultura pop contemporánea. Sigue leyendo

Charles y Susan

Posted in Movies with tags , , on 01/03/2011 by insermini

En Machine-Gun Kelly (1958) Charles Bronson y Susan Cabot roban bancos, secuestran niñas y exterminan a las bandas rivales. Aquí responden a las preguntas de un poli inoportuno. Se merecían un gif.