Archivos para Cinefilia Pop

The Searchers II

Posted in Movies with tags , on 10/03/2017 by insermini

DILDO VALLEY

RICHARD MATHESON VISIONARIO

Posted in Movies with tags , on 21/06/2016 by insermini
richard-matheson

El 23 de junio de 2013 fallecía, a los 87 años, Richard Matheson, autor de clásicos de la literatura fantástica como Soy leyenda y El hombre menguante así como de numerosos relatos que contribuyeron a modernizar y engrandecer un género habitualmente considerado menor. Matheson estuvo activo hasta sus últimos días y aunque su medio natural fue la literatura, se manejó igualmente bien en su faceta como guionista de cine y televisión. Sus aportaciones a la mítica serie The Twilight Zone (la Dimensión Desconocida), las colaboraciones con Roger Corman – para el que escribió las mejores entregas de su serie de películas basadas en Poe- y un buen puñado de TV movies de terror, entre ellas The Night Stalker y El diablo sobre ruedas (Duel, 1971) -no lo olvidemos, primera obra mayúscula de un entonces juvenil Steven Spielberg- conforman un legado irresistible y apasionante. Han pasado 3 años desde sus desaparición y si bien están empezando a editarse (y bien) muchos de sus relatos, la verdadera importancia de su legado sigue todavía sin estar del todo reconocida. Al menos en nuestro país. Mientras esperamos el día en que alguna editorial se ponga en serio a recopilar su vasta obra literaria – además de los relatos también las novelas, los guiones no filmados y los libros de la etapa new age de los últimos años- nos queda ir recordando a un autor cuya influencia sigue más viva que nunca. Hollywood sigue comprando en lote historias suyas, se anuncian remakes y nuevas versiones de clásicos suyos y sin duda el eco de su nombre resonará con fuerza en el cine y las ficciones televisivas del siglo XXI. ¿Alguien duda de que en algún día no muy lejano se volverá abrir la puerta a la Dimensión Desconocida? A continuación repasamos 5 momentos en los que Richard Matheson fue visionario y en los que, con sus historias, anticipó futuros clásicos del cine que forman ya parte de la cultura pop.

I AM LEGEND / NIGHT OF THE LIVING DEAD

legend-living dead

“Vi La noche de los muertos vivientes y pensé: ¡Jesús! Alguien ha hecho otra versión de Soy leyenda y no me lo ha dicho”.

(R. Matheson)

Soy leyenda se publicó en 1954. Con el tiempo ha quedado patente su incuestionable carácter fundacional tanto para los relatos apocalípticos en general, como en el género de zombies en particular. La novela cuenta las rutinas diarias de Robert Neville, único superviviente humano en un mundo devastado por una desconocida pandemia que ha asolado la Tierra. El virus ha aniquilado al grueso de la población, y los que no han sucumbido se han convertido en una especie de vampiros. Neville, inmune a la plaga por causas desconocidas y médico de profesión se enfrenta a la situación con una estoica determinación de supervivencia, mientras trata de encontrar el antídoto que acabe con la desconocida bacteria. Richard Matheson se adelantó a su época al visualizar este relato apocalíptico, propio de una época en la que el pánico nuclear y el miedo a futuras guerras daba una inevitable forma pesadillesca al porvenir más inmediato. Por una parte la premisa de un hombre enfrentado a un mundo hostil se ha convertido en axioma de este tipo de narraciones y la estructura de la novela, como sucede con los clásicos se ha convertido en manual de estilo. Pero sobre todo la novela fue pionera al mostrar un mundo poblado por vampiros. Matheson contaba que la idea le vino al seguir un razonamiento muy simple. Tras ver el Dracula de Lugosi, pensó: “si un sólo vampiro resultaba terrorífico, un mundo poblado por vampiros sería realmente aterrador”. Y tanto que lo era. El cine, que se interesó desde muy pronto por la novela no se atrevió a adaptarla hasta 10 años más tarde en una versión protagonizada por Vincent Price. En Europa, la productora Hammer tuvo que renunciar a su propia versión ante las amenazas de boicot que le llegaron desde los censores británicos. Sin saberlo, con Soy leyenda Matheson estaba poniendo la primera piedra en toda una tradición, que a día de hoy sigue más viva que nunca, nada menos que el género de zombies. Porque ¿Qué son los vampiros en realidad? No -muertos. Y la sensación de ver o leer la historia de un hombre refugiado en una casa con las ventanas selladas mientras fuera un ejército de no-muertos intenta entrar es la misma que leer sobre una invasión zombi. No es exagerado decir que Night of the Living Dead (1968) tiene con Soy leyenda la misma deuda que The Walking Dead tiene con el clásico de Romero.

EL INCREIBLE HOMBRE MENGUANTE/ CARIÑO HE ENCOGIDO A LOS NIÑOS

cariño

A las generaciones más jóvenes les queda ya un poco lejana la serie de películas protagonizadas por Rick Moranis y producidas por Disney, pero los que vivimos esa época recordamos muy bien el sonado éxito de la serie, especialmente de la primera entrega Cariño he encogido a los niños (Honey, I Shrunk the Kids, 1989), curiosamente creada por los futuros renovadores del género gore Stuart –Reanimator– Gordon y Brian –Society– Yuzna. La película cuenta en tono de comedia las peripecias de una familia cuando el cabeza de familia, un científico aficionado interpretado por Rick Moranis, reduce al tamaño de insectos a sus hijos adolescentes y a los de una familia vecina. Los jóvenes se enfrentarán a los grandes peligros que conlleva su infinitesimal existencia, mientras los padres tratan de localizarles y devolverles su aspecto original. El éxito de la película se tradujo en varias secuelas y en una serie de TV.

La filiación de esta franquicia con la novela y posterior película El increíble hombre menguante es evidente. Como guiño/ homenaje, la serie de TV bautizó a la ficticia ciudad donde habitan los protagonistas con el nombre de Mathesonville. De nuevo Richard Matheson se adelantó a su tiempo con su novela publicada en 1956 al visualizar una fantasia tan humana como es la de ver a los humanos menguar y aumentar de tamaño. La película de 1957, escrita por él y dirigida por Jack Arnold, se ha convertido en un clásico de oro del cine fantástico, y todavía a día de hoy sigue impactando por lo conseguidos que están los enfrentamientos del protagonista con el gato o la araña; así como por el extraño tono existencial que recorre el relato. No dudamos de que no pasará mucho tiempo hasta que volvamos a ver hombres y mujeres menguantes en cine o TV, porque ¿a quién no le gusta ver un hombre menguante? ¿O una mujer creciente? El mismo Almodóvar se apropió la idea cuando incluyó en Hable con ella fragmentos de una película muda titulada El increíble amante menguante.

LITTLE GIRL LOST/ POLTERGEIST

poltergeist

The Twight Zone se emitió en los USA durante 5 temporadas, entre los años 1959 y 1964. Richard Matheson escribió para la serie de Rod Serling más de una docena de episodios, casi todos guiones originales o basados en historias propias. Little Girl Lost adapta un relato suyo fechado en 1953 en el que se cuenta la pesadillesca historia de un matrimonio que pierde a su hija cuando la pequeña cae de la cama y accidentalmente atraviesa un portal de acceso a otra dimensión que se encuentra en determinada zona de la pared. Con la ayuda de un amigo doctor en Física los padres intentan guiar a la niña de vuelta a la dimensión correcta. Un argumento que a muchos os sonará de aquel episodio de Los Simpson en el que Homer, al esconderse tras un armario accedía de idéntica forma a una dimensión paralela en la que adquiría forma cúbica. Aunque no se trate de una adaptación literal, la ascendencia de la premisa argumental es evidente y el recuerdo de la película Poltergeist planea en todo momento sobre el episodio. Si tenemos en cuenta que Steven Spielberg, productor de la película, siempre ha manifestado su admiración por la serie – a la que rindió tributo con una versión cinematográfica en 1983- la idea no es tan descabellada. El ¡Ven hacia la luz! que le gritaban a la pequeña Carolyn ya está aquí presente. Y aunque en el clásico de terror cambian la zona acotada de la pared por una pantalla de televisor, el argumento de ambas historias es básicamente el mismo. Al respecto, Matheson declaró: “No soy del tipo que pone demandas. Especialmente contra empresas multimillonarias (MGM producía Poltergeist). De cualquier manera, más tarde me llamaron para escribir Twilight Zone: The Movie, y Spielberg me contrató como consultor creativo de la serie Amazing Stories. Creo que me estaba compensando por Poltergeist”.

A WORLD OF DIFFERENCE / EL SHOW DE TRUMAN

a world of differenceThe-Truman-Show-1

Un hombre de negocios empieza su jornada como cualquier otro día hasta que de pronto descubre que su oficina es un decorado y que un equipo de cine le está filmando. Incapaz de asumir que es un actor, abandona el set de rodaje en busca de su familia y de su vida real”.

Este es el argumento de A World of Difference, uno de los mejores episodios de The Twilight Zone, emitido en marzo de 1960, que bien puede esgrimirse como prueba incontestable de la clarividencia de Richard Matheson, que le permitía visualizar antes que nadie cuáles eran los miedos e ideas que flotan en ese inconsciente colectivo del que se nutren todas la historias. Ver A World of Difference y no pensar en El Show de Truman es imposible. Lo increíble es que hay una ventana de tiempo entre ambas ficciones de casi 40 años. La exitosa película de Jim Carrey, dirigida por Peter Weir, materializaba una visión muy años 90, nacida de la desmelenada obsesión narcisista de la sociedad de consumo, alimentada por los contenidos de televisión, que invadían cada vez más la parcelas íntimas de la gente. La película se integraba en ese debate y premonizaba el boom de programas como Gran Hermano y otros formatos de realities.

Richard Matheson nada podía saber de todo esto cuando escribió A World of Difference, pero la angustia de sus protagonistas es la misma. Sus miedos, los mismos. De fondo resuenan las mismas cuestiones. ¿Y si mi vida no es más que una comedia de situación que alguien escribe? ¿Qué nuevas tramas me estará preparando esa gente? ¿No sigue la vida un guión en el que nosotros no pintamos nada?

TRILOGY OF TERROR / MUÑECO DIABÓLICO

chucky

No vamos a decir que Richard Matheson también inventó a Chucky, antes podríamos darle ese honor a su gran amigo Charles Beaumont, que escribió el episodio de The Twilight Zone protagonizado por Talky Tina, la maligna muñeca que habla. Sin embargo, si hiciéramos una lista con las películas más terroríficas de la historia sobre muñecos que dan mal rollo, seguramente estaría encabezada por Trilogy of Terror y Muñeco diabólico (Child’s Play, 1989), primera aparición del entrañable Chucky. Trilogy of Terror es una película de episodios basada en relatos escritos por Richard Matheson y cuyo tercer segmento, titulado Amelia se ha convertido en un título mítico del cine de terror americano. En él una joven introvertida compra en una tienda de antigüedades un muñeco africano, un fetiche zuní de aspecto terrorífico y vive la peor pesadilla de su vida cuando en un descuido libera al muñeco del encantamiento que lo mantiene inerte. Empiezan entonces las encarnizadas persecuciones en el apartamento de la mujer y una desesperada lucha por la supervivencia. Karen Black demostró ser una scream queen de altura en la película, dando credibilidad a una historia que todavía hoy nos pone los pelos de punta. La cámara subjetiva adoptando el punto de vista del muñeco en las persecuciones y los gruñidos que este emite crean una atmósfera muy loca que sigue desquiciando al espectador a día de hoy. El mérito es de Richard Matheson, tanto como de Dan Curtis, su director, que acertó plenamente con la puesta en escena. Juntos dejaron a la posteridad un referente indeludible para los fututos relatos sobre muñecos malignos.

 

Y recuerda, si quieres saber más sobre Richard Matheson tienes mi libro en la tienda de Cinefilia Pop.

Nuevo zine!

Posted in Movies with tags , , , on 11/04/2016 by insermini

zine born to kill 4blogzine born to kill 3blogzine born to kill 5blog

Tengo nuevo noirzine, el quinto, que es el número 4 (desde la humildad decidí empezar la serie por el número 0). Está dedicado a la película de Robert Wise Born to Kill, producida por la RKO en 1947 y protagonizada por Lawrence Tierney y Claire Trevor. Es mi visceral homenaje a una de mis películas favoritas del género negro. Una historia de amor putrefacto con unos personajes fuertes, inmorales y una trama turbia y violenta. Después de dedicar el anterior número a Edmond O’Brien y a la figura del hombre del montón, me he dejado iluminar por una mujer de personalidad arrolladora, Claire Trevor, que tiene unas cuantas películas imprescindibles en el género (Raw Deal, Murder, My Sweet). En Born to Kill ella termina brillando más que nadie y sólo su rostro, con esos primeros planos alucinantes, termina devorándolo todo, también el fanzine.

He editado sólo 25 ejemplares, y lo puedes comprar en la tienda bigcartel de Cinefilia Pop.

Janet

Posted in Movies with tags , on 05/04/2016 by insermini

Richard Matheson. Guía rápida de sus trabajos para cine y TV

Posted in Books with tags , , on 11/01/2016 by insermini

RM 01

Que en este blog funcionamos a golpe de obsesiones es algo que hemos descubierto sobre la marcha. Cuando lo empezamos, allá por 2007 no sabíamos muy bien qué estábamos haciendo. Ahora seguimos sin tenerlo del todo claro, lo cual nos encanta y nos anima a continuar. Sí sabemos en lo que se ha convertido: en el espacio donde recogemos las ideas, los hallazgos que nos impresionan de manera especial. Y nos gusta además mostrarlas de forma diferente, si no sería aburrido. Con el tiempo muchas de estas ideas y fijaciones se quedan ahí, en la forma de posts que nunca mueren del todo, pero hay otras que van más allá y no sólo no nos abandonan sino que se adueñan de nosotros reclamando más y más espacio. La idea crece y se convierte en obsesión. Puede ser algo abstracto, un género, un tema, una muñeca Raggedy Ann, la idea del everyman en el cine, o también un personaje, un autor. Así sucedió con el escritor y guionista Richard Matheson, del cual nos gusta todo, empezando por el mismo nombre.

Siempre me ha gustado Richard Matheson. Por una cuestión generacional, películas como El increíble hombre menguante y Duel (El diablo sobre ruedas) son películas importantes para mí. Las vi en la infancia, en la primera juventud y me dejaron una huella imborrable. Qué pena no haber visto en esa época The Night Stalker!! Pero hay mucho más. Gracias al efecto internet, las puertas de acceso a casi todas las filmografías se abrieron de golpe, dando pie a profundizar en el autor que te diera la gana. Empiezas queriendo volver a ver Trilogy of Terror, aquel telefilm con Karen Black, que viste en los años 90, basado en historias de Richard Matheson -Él sólo escribió el tercer segmento, el que enfrenta a Karen con el muñeco africano- y continúas recuperando las películas que escribió para la serie Poe. Y así, peinando su filmografía terminas sobrepasado por la cantidad de maravillas en las que aparece su nombre.

RM 02

Por supuesto lees Soy leyenda. No una, sino más veces. Y buscas su relatos, sus otras novelas. La obsesión Richard Matheson se te ha ido de las manos. ¿Y qué hacer con tanta energía, tanto material acumulado? Pues en mi caso llevarlo al papel. Empecé a escribir el libro Richard Matheson. Guía rápida sobre sus trabajos para cine y TV sin pensar en si serviría para algo, si tendría interés para alguna editorial. Lo hice por gusto, porque necesitaba organizar todo el material y también porque no hay ningún libro similar sobre el tema. Porque repasar su filmografía es sumergirte en una etapa decisiva del cine y la televisión americana. Escribirlo es una forma de canalizar otras obsesiones tuyas que van de la mano de RM: The Twilight Zone, Rod Serling, Roger Corman , la AIP, la Hammer, Las TV Movies de los 70, Karen Black, Dan Curtis, etc etc.  Y claro, lo escribe Dr. Insermini y cuando decidí que lo iba a publicar yo mismo quise que tuviera un diseño que recordara al blog. Con un montón de capturas, porque una captura te puede decir mucho más que el texto más inspirado.

Ahora el libro está disponible en mi tienda bigcartel. Es una tirada limitada, así que no os encantéis. Son más de 200 páginas en las que repaso su extensa filmografía de forma rigurosa. He dejado muy poco fuera. Me alegra decir que en muchas de las producciones comentadas he sido pionero, pues no es posible encontrar un libro en castellano que hable sobre ellas.  Edita Cinefilia Pop, mi propia editorial, por la que muy pronto irán desfilando más libros, nuevas obsesiones. Para estar informados seguid la cuenta de Instagram.

 

 

Mitchum

Posted in Movies with tags , , on 04/12/2015 by insermini

mitchum_alex tarazon

Robert Mitchum por Alex Tarazón.

Sin título

Posted in Movies with tags , on 09/10/2015 by insermini

collage REDUX

I am a Fugitive

Posted in Uncategorized with tags on 31/08/2015 by insermini

chain gang extra chain gang

Pasatiempo de verano: Where’s Wim?

Posted in Movies with tags on 28/08/2015 by insermini

wim wenderswhereswim

He incrustado al cineasta alemán Wim Wenders en este fantástico collage del artista raintree. Haz click para ampliar la imagen y ¡Encuéntralo!

The Duke

Posted in Uncategorized with tags , on 30/07/2015 by insermini

DILDO WAYNE redux

Brigid O’Shaughnessy

Posted in Movies with tags , on 19/05/2015 by insermini

mary astor

Dr. Insermini meets Fantástico Sr. Ocón

Posted in Movies with tags , on 13/04/2015 by insermini

fantastico sr ocon 1110561112_467337780083017_1500969881_n fantastico sr ocon 05 11101996_800812580006764_310352877_n fantastico sr ocon 09 fantastico sr ocon 02 fantastico sr ocon 08 fantastico sr ocon 0611084683_337818746427822_2125091736_n fantastico sr ocon 13 fantastico sr ocon 07

Me hace mucha ilusión tener a Fantástico Sr. Ocón como blogger invitado y aún a riesgo de desequilibrar el post, que quedaría estupendo dejando simplemente esta galería de diálogos extraídos de su Instagram, siento que tengo que decir algo más. Porque como habréis notado, siguen la senda de los diálogos que yo mismo subo por aquí y me vienen al pelo para verbalizar algunas cosas que quiero aclarar sobre Dr. Insermini y sobre la Cinefilia Pop. Vaya por delante que lo que yo llamo Cinefilia Pop no tiene una definición clara para mi ni es un concepto cerrado, prefiero verlo como un misterio, algo en constante transformación y que si lo tuviera que definir, lo más cómodo seria limitarme a decir que la “Cinefilia Pop” es lo contrario a la Cinefilia Dogmática, rollo secta que tanto me espanta, que todos los amantes del cine hemos sufrido en algún momento. La Cinefilia Pop nace como acto de rebelión hacia esos (personas, blogs, plumillas…) que repiten como loros lo que han escuchado decir a los críticos o han leído en libros que “analizan” y “pontifican” sobre cine. Esos que dicen que Fedora es una obra de decadencia en la filmografía de Billy Wilder, o que en Modesty Blaise, Joseph Losey demostró tener muy mal gusto estético. Respecto al naming, al por qué Cinefilia Pop, quiero señalar que siempre me ha dado repelús el palabro “cinéfilo” (¡yo no soy eso!) pero que en cambio la palabra “Cinefilia” me parece bella y chispeante. De alguna manera para mi significa drogadicción.

Me ha sucedido a veces leer un comentario aquí o en alguna de las redes sociales en las que está Dr. Insermini, que me hace pensar ¡¡¡horror!!! que hay gente ahí fuera, ¡¡incluso visitantes habituales!!, que todavía piensan que esto es “un blog de cine”, como pueden serlo todos esos blogs tristes que tanto detesto. Cuando eso pasa, me deprimo un poco, y lo más posible es que termine haciendo alguno de esos diálogos o collages. Por eso cuando alguien como el Sr. Ocón llega a mi blog y compruebo, por las reacciones que le provoca, por las preguntas que me hace, que ha entendido perfectamente de qué va Dr. Insermini, me emociono. Siento que lo que llevo haciendo ya bastantes años no es del todo un gran fracaso y que no estoy tan sólo. Pero es que además, a su vez, veo las cosas del Sr. Ocón -experto selector de imágenes-, y siento una gran conexión, porque aunque desconozca muchos de sus referentes -la moda y la fotografía no es mi fuerte- me llega su energía y me doy cuenta de que su criterio está muy por encima las mentes cuadriculadas que son el enemigo a combatir. Aún con todo, cuando me dijo que se había puesto a hacer composiciones a la manera de la Cinefilia Pop me dio un poco de miedo por si no me gustaban . No fue el caso, sus diálogos son divertidos, locos, tienen tensión y misterio, que es lo me gusta de este juego de relacionar fotogramas. Incluso he visto cómo llevaba el juego más allá de lo que yo mismo he hecho hasta ahora. Y en lugar de sentir que me estaba imitando lo que me pareció es que verdaderamente la Cinefilia Pop le había inspirado y que  lo que él ha hecho, me influirá seguro en lo que yo haga a partir de ahora. Gracias Sr. Ocón. ¡Viva la Cinefilia Pop!

fantastico sr ocon 14