Archivo para Criterion

Thief- Color test

Posted in Movies with tags , , on 08/03/2014 by insermini

thief CRITERION thief MGM   thief CRITERION 2thief bluray MGM

Thief (1981). Versión Criterion aprobada por el director (de tonos azulados) vs. versión MGM (look neutro televisivo).

Lo más peor de Criterion

Posted in Movies with tags , on 25/02/2012 by insermini

Ok, siempre digo lo fan que soy de Criterion y lo maravilloso que es su catálogo, pero como todo en la vida tampoco el exquisito sello se libra de algunos pecadillos que, es verdad son pocos, pero los tiene. A continuación repaso en un Top 5 las películas que me provocan un aaaaarggh! cada vez que me topo con ellas. Vaya por delante que hay muchas pelis de su catálogo que no he visto y que a lo mejor debería incluir en la lista. Las dejo para una posible segunda entrega. Tampoco incluyo algunas películas que sí he visto y que aunque no me gusten mucho puedo entender que el sello las tenga en catálogo, por ejemplo varias películas de autores que no me apasionan demasiado como Antonioni, Godard o Cassavetes. En esta lista figura simple y llanamente lo más peor de Criterion, esas películas que  para mi no deberían estar ahí.

1. Chasing Amy (1997), de Kevin Smith

Recuerdo que vi esta película en su presentación en el festival de Sitges, con toda la ilusión que me hacía ver en ese marco lo nuevo de Kevin Smith. Yo era muy fans porque -como a tantos- me había encantado Clerks y Mallrats. Recuerdo salir de la proyección con el culo torcido, como no queriendo ver la realidad. Tardé un poco en asimilarlo porque a nadie le gusta ver caer a uno de sus mitos pero la realidad era esta: Chasing Amy era una mierda como un piano, una ñoñería sobre un hetero enamorado de una chica lesbiana. Se entiende que Kevin era por entonces pareja de la prota, la tal Joey Lauren Adams, que por cierto, ¿alguien sabe donde anda? Si además pienso que el chico era Ben Affleck está todo dicho. Chasing Amy, el horror.

2. The Curious Case of Benjamin Button (2008), de David Fincher

Me encantan las pelis de David Fincher. Algunas más que otras pero su nombre siempre es un incentivo para mi. Incluso creo que si no existiera Christopher Nolan sería el gran genio del cine comercial contemporáneo.

Me gustaba la idea de un hombre que nace hecho un abuelete y va rejuveneciendo hasta convertirse en un bebé y más aún, en un espermatozoide y al final, la nada. Era como una variación de El Increíble Hombre Menguante. Lo que no me esperaba era el ladrillo de tres horas que me metí entre pecho y espalda. Encontré la película engolada y fea. Ni Cate Blanchett pudo aliviar mi sufrimiento. Todas esas ideas brillantes, ese despliegue técnico, los millones de dólares, Brad y Cate, todo ello convertido en un artefacto de lo más aburrido.

3. The Royal Tenembaums (2001), de Wes Anderson

Sé que hay ahí afuera algunos devotos de Wes Anderson. Yo no lo soy. La primera película suya que me ha gustado es The Darjeeling Limited. Pienso que al cine de Wes le sobraba barroquismo y que le sentó francamente bien la austeridad y la sencillez hindú. Por fin conecté con su sentido del humor y disfruté de su película. Nada de eso me sucedió con The Royal Tennembaums y no fue por falta de ganas. Le di una y otra oportunidad. Empezaba a verla y al poco tenía que darle al stop y sacar el DVD, sintiéndome mal porque la película no me entraba y con la certeza de que yo no era cool ni moderno. Después descubrí que no estaba solo, que afuera había más gente como yo, que les pasaba lo que a mi: donde otros veían genialidad yo veía artificio, cuando otros reían yo gruñía y cuando había un plano de Bill Murray yo pensaba: pone cara de “me cago en estos indis“.

4. Hunger (2008), de Steve McQueen

No lo voy a negar. La idea de hacer este Top me vino al ver que Criterion había añadido esta perla a su catálogo. El aaaaarrrrrrggghh! que solté pudo oirse seguramente a kilómetros de distancia. Reconozco que no he visto entera la película. Me bastaron unos minutos para tener claro que la cosa no iba conmigo. Visto el aplauso que la película recibió de cierta crítica especializada pensé, bueno, no es la película, soy yo. Una historia tremenda con un lenguaje árido, vamos una peli que no te puedes poner en cualquier momento. Yo nunca encontraré ese momento. Además no me creo nada de lo que veo y lo que unos llaman estilo yo lo llamo impostura.

Steve McQueen te odio y odio que tengas la cara de llamarte así. Ya sé que tu nombre es Steve Rodney McQueen pero ¿Qué pasaría si ahora voy yo y me hago director de cine y me pongo de nombre Marlon Brando? Yo al menos nunca llevaría un gorro así para ir al set de rodaje.

No he visto Shame, pero no dudo que Criterion también la incluirá en su catálogo, porque ahora lo entiendo todo: el secreto del éxito de estas pelis se llama Michael Fassbender.

5. Armageddon (1998), de Michael Bay

El gran WTF de Criterion. Cuando me enteré de que Criterion había editado Armageddon (y también The Rock), pensé: ¿Qué me queréis decir con esto, queridos? ¿Os estáis quedando conmigo? ¿Os queréis hacer los guays? ¿O acaso queréis dotar al catálogo de un carácter orgánico y para ello recurrís al señor Bay, para que su testorena y su alto octanaje compensen los excesos minimalistas de otro santo vuestro, el señor Bresson? Sé que debe tratarse de algo relacionado con la estética del exceso, pero a mi sus pelis me ponen de los nervios. A Bresson lo amo, que conste.

De todas formas como a mi también me gusta dármelas de iconoclasta tampoco me parece mal todo esto y en el fondo debería haber obviado esta película y alinear a  Michael Bay junto a Antonioni, Godard y Cassavettes, en el párrafo de más arriba, y lo digo sin ironías.