Archivo para Steven Spielberg

Something Evil, 1972

Posted in Movies with tags , , on 17/07/2012 by doctorinsermini

En pleno research de TV movies añejas he visto Something Evil, una de las películas perdidas de Steven Spielberg, emitida por la CBS en 1972 que no es tan buena como Duel – su TV movie más famosa- pero tiene el atractivo de pertenecer al género de terror. ¿Y cómo es? ¿Vale la pena? Pues la respuesta es no… a no ser que os interese mucho conocer los orígenes de Spielberg. Lo que ofrece la película es la arquetípica historia de “familia media americana se instala en casa poseida por fuerzas ocultas”. Una historia que quizá entonces fuera guay pero que ahora sólo provoca indiferencia.

Con todo la película no es en absoluto mala y tiene a buenos actores como Sandy Dennis y a Darren McGavin. El guión es bastante flojo pero en sus primeros pasos en la industria Spielberg no quería ver su nombre en los créditos de una basura televisiva así que se esmeró en darle a la película un empaque visual que no suele tener este tipo de productos -en aquella época estas TV movies se filmaban a toda prisa con cuatro duros y sin tiempo para sutilezas.

Me hubiera gustado empezar el post de una manera efectista afirmando que Something Evil es la película más personal de Steven Spielberg, porque hacia el final no podía evitar verla como una pequeña vendetta de un veinteañero Spielberg hacia sus progenitores. El niño que tanto sufre en la película se llama Steven y la historia de terror sobre una casa poseída por fuerzas demoníacas acaba convertida en la historia de una familia en crisis que se resiente demasiado de las ausencias del padre y cuya madre empieza a desatender a los hijos. Todos sabemos lo mucho que traumatizó a Spielberg el divorcio de sus padres, y si en la vida real no pudo evitarlo al menos en el cine se dio el gusto de ponerle a la historia un happy end. El amor triunfa, espanta a las fuerzas diabólicas y la familia vuelve a estar unida.

Duel, 1971

Posted in Movies with tags , , , , on 21/10/2010 by doctorinsermini

Sigo revisando toda película que lleve en los créditos el nombre de Richard Matheson y le ha tocado el turno a Duel (me resisto a llamarla El Diablo sobre ruedas). He disfrutado mucho viendola de nuevo,  como podía esperar: me gustan especialmente las pelis baratas con un buen argumento, me flipa el look setentas, adoro a Richard Matheson y mi Spielberg preferido es el Spielberg contador de historias, el que coge un buen un guión y lo filma como nadie. Duel lo tiene todo.

La película está escrita por el propio Matheson a partir de un relato suyo publicado en la revista Playboy. La historia se le ocurrió un 22 de noviembre de 1963, el mismo día en que mataron a John F. Kennedy. Matheson iba conduciendo por la autopista cuando un camión de gran tonelaje le estuvo fastidiando durante un buen rato. Cualquiera que haya conducido un coche sabe lo angustiosa que puede resultar la situación. El tema de un hombre acosado por los elementos mientras el mundo, indolente, sigue girando es recurrente en las historias de Richard Matheson.

Un juvenil Spielberg (25 años), fan reconocido de  la obra de Matheson, dirigió la película y lo hizo endiabladamente bien. Supo potenciar los momentos más intensos, supo crear atmósfera con los pocos elementos que había en juego, en especial la banda sonora -ese ruido atronador de motores y sirenas, que componen una verdadera sinfonía del horror!! Spielberg demostró un nervio narrativo y un savoir faire inaudito para un debutante.  El resto es historia. La película reveló a Spielberg como un cineasta de altura y Duel trascendió su condición de TV movie llegando a estrenarse en salas de cine de todo el mundo. No sabía en aquel momento Matheson que su relato iba a pasar a la posteridad por haber inspirado el primer largo de uno de los cineastas más importantes de la historia del cine.

Hace poco, a colación de Buried hablaba del poder del “menos es más”. Duel se filmó en tan sólo 13 días con unos miles de dólares, apenas un actor, dos vehículos y  muy pocos diálogos. Hoy es un título clásico, un Tiburón sobre ruedas que sigue funcionando a todo gas.