Archivo para tippi hedren

Peinando a Marnie

Posted in Movies with tags , , on 12/08/2019 by doctorinsermini

vlcsnap-2019-08-12-09h18m00s694vlcsnap-2019-08-12-09h18m03s568vlcsnap-2019-08-12-09h18m07s072vlcsnap-2019-08-12-09h18m10s074vlcsnap-2019-08-12-09h18m13s913vlcsnap-2019-08-12-09h18m16s955vlcsnap-2019-08-12-09h18m17s703vlcsnap-2019-08-12-09h18m19s757vlcsnap-2019-08-12-09h18m20s626vlcsnap-2019-08-12-09h18m23s546vlcsnap-2019-08-12-09h18m30s641

Marnie mira como su madre peina a una niña, vecina del barrio. Por su expresión entendemos que a ella nunca la peinó. Hay mucho niveles en la película, generalmente despachada como obra fallida, fracaso comercial incluído. Es sin embargo una película en la que Hitchcock desnuda a su protagonista pero sobre todo se desnuda él mismo. Es un ejercicio poco o nada pudoroso – no entraré en que vista hoy resulta del todo condenable: el macho domando a la mujer frígida con un buen pollazo. Dudo mucho que exista una película comparable por la forma tan radical de filmar a su protagonista, y es que solo un británico -eduardiano, decía la guionista de Marnie Jay Pressson Allen- podía sublimar su obsesión sexual de una forma tan ¿elegante?. No, elegante, no. ¿Sutil? Tampoco. Por más que la audiencia media no pille nada de lo que está contando de verdad la película. Es un ejercicio pornográfico. Más pornográfico que lo que podáis encontrar en pornhub y similares. Hay algo aberrante en la forma en la que Hitch filma a su protagonista. El suyo es un código privado pero no tan críptico.

vlcsnap-2019-08-12-08h45m23s820vlcsnap-2019-08-12-08h46m04s717vlcsnap-2019-08-12-08h46m21s689vlcsnap-2019-08-12-08h45m41s805Hay mucha tela que cortar en Marnie, o mucho pelo. Es divertido observar todo el juego de peinados, pelucas, tintes, que hay en la película. También con la ropa. El fetichismo de Hitch, ya lo sabemos, es más de vestir que de desvestir. Una forma de erotismo que hoy día no está de moda, pero que a mí me gusta. Observar a su estrella, Tippi, dejarse hacer, resulta a veces incómodo. Sabemos de donde nacen sus gestos, sus reacciones. Sabemos quien la peina, quien la despeina, quien la viste. De verdad nos sentimos como el peepin tom, como el voyeur del que Hitchcock habló en La ventana indiscreta. No conviene nunca revelar un misterio, así que en lugar de escribir sobre Marnie y sus recovecos, prefiero desplegar el juego de peinados según yo lo he visto.

vlcsnap-2019-08-12-08h31m21s516vlcsnap-2019-08-12-08h31m23s436marnie 2marnie 3vlcsnap-2019-08-12-08h36m20s668vlcsnap-2019-08-12-08h27m04s416vlcsnap-2019-08-12-08h26m07s105vlcsnap-2019-08-12-08h41m38s126vlcsnap-2019-08-12-08h44m15s697vlcsnap-2019-08-12-08h44m24s034vlcsnap-2019-08-12-08h51m15s259vlcsnap-2019-08-12-08h52m57s735vlcsnap-2019-08-12-08h53m33s436